•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un milagro necesitaba el Galatasaray para voltear ese drástico 3-0 clavado por el Real Madrid en el Bernabéau. Y lo buscó, con rabiosa desesperación, profundidad en sus llegadas, atrevimiento y suficiente contundencia, colocándose en ventaja 3-1 en Estambul, pero Cristiano Ronaldo, quien como está jugando, afilado, inspirado y demoledor, no perdona, remató al equipo turco con su segundo gol del juego. Perdió el Madrid 3-2 en la vuelta, presentando sólo un jugador español en la alineación inicial, Diego López, pero avanzó a las semifinales de la Champions persiguiendo su décima coronación, consecuencia de su rotunda victoria en la ida.

Un milagro, próximo en asombro al conseguido por el Manchester United en 1999 frente al Bayern, marcando dos goles en el último instante, arrebatando el botín, necesitaba el Borussia en Dortmund para hacer reversible un 2-1 sepultador a favor del sorprendentemente agigantado Málaga, en los cuatro minutos de reposición. Y lo logró, culminándolo con un gol en doble fuera de juego, que compensaba en cierta forma, el segundo del equipo español. Así que el Grupo de la muerte, el “D”, mete a sus dos clasificados, Borussia y Real Madrid en semifinales, mientras el valiente Málaga de Pellegrini, salía de escena con su corazón partido.

Ese contraste de imágenes juntando emociones en un apretado nudo, caracterizó la jornada de la Champions ayer, mientras el Barsa --sin la seguridad de contar con Messi-- se juega la vida hoy en el Camp Nou frente al París Saint Germain, después del empate 2-2 en la semana pasada, y el Juventus italiano, intentará en Turín, otra misión poco probable, casi imposible, borrar el 0-2 que le asestó el encendido Bayern en Munich.

La corriente eléctrica de la Champions en esta etapa de definiciones es algo único. La multiplicación de posibilidades mantiene alterados los sistemas nerviosos. Apenas en el minuto 8, Cristiano, que siempre está en el sitio adecuado, enderezó un pase rasante de Khedira y adelantó al Madrid 1-0. El global 4-0 y un gol en cancha ajena, liquidaba al Galatasaray, a menos que construyera una goleada fuera de toda consideración sensata.

Sin embargo, el soberbio taponazo eriza-pelos de Eboué en el minuto 57 equilibrando el marcador 1-1, el gol con quiebre de fantasía logrado por el holandés Sneijder en el 71, y el taconazo magistral de Didier Drogba dejando a la multitud con la boca abierta, un minuto después, le dieron forma a un 3-1 algo preocupante pero no alarmante. Fue entonces que apareció nuevamente Cristiano como un mensajero macabro para el equipo turco, y después de malograr un par de opciones claras, asestó la “puñalada de gracia” rematando con derecha una entrega por debajo de Benzemá en los minutos de reposición, sellando el 3-2. El “cádaver” del Galatasaray giró bruscamente en el ataúd.

En la otra batalla, el Málaga tomó ventaja 1-0 con un impacto rasante de zurda trazado por Joaquín dentro del área en el minuto 24, luego de hábil maniobra, y aunque el Dortmund empató en el 39 con entrada impetuosa y certera de Lewandowski, el equipo español se mantenía en semifinales por el gol en patio del vecino, después del 0-0 en casa hace una semana. El gol de Eliseu en el minuto 81, en clara posición off side, proporcionándole ventaja de 2-1 al equipo español, empujó al Borussia a la fosa.

¿Quién iba a sospechar que en los cuatro minutos de reemplazo, le sacarían al Málaga el botín del bolsillo? Para hacer eso posible, el equipo de Dortmund necesitaba la proeza de un par de goles, como los que consiguieron en un abrir y cerrar de ojos, Teddy Sheringham y Ole Solskjaer del Manchester, que habían ingresado recientemente como sustitutos, contra el Bayern en la final de 1999, borrando ese 0-1 adverso. Exactamente, eso fue lo que ocurrió. El Borussia con los goles de Reus y Felipe Santana, este último obviando un múltiple off side de cuatro hombres, provocó asombro, saliéndose del hoyo con el 3-2 y proyectándose a las semifinales, todavía invicto.

Dichoso el árbol que es apenas sensitivo, deben haber pensado en Málaga, hundidos en la pesadumbre.

 

dplay@ibw.com.ni