•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Sin necesidad de desplegar su furia característica, el Real Madrid, viajando mentalmente hacia Dortmund para enfrentar al Borussia en semifinales de la Champions, derrotó 3-1 al inquieto Betis con dos dardos de Ozil y uno de Benzema, mientras el Barcelona, evidentemente preocupado por el futuro inmediato de Messi y la amenaza del Bayern, mostrando pereza y sin creatividad, registrando una inútil posesión del balón durante el 80 por ciento del trayecto, se impuso 1-0 aprovechando una oportuna aparición de Fábregas en el área, rematando rasante sobre entrega de Alexis desde la derecha. Así que en la Liga, todo sigue igual con 13 puntos separando al líder azulgrana, del equipo de la realeza, y solo seis fechas pendientes.

Contra el Madrid, el Betis se mostró agitado en el inicio, y luego llegó a disponer de opciones frustradas por Diego López, quien estuvo a punto de desviar el penal ejecutado por Jorge Molina con un taponazo alto hacia la escuadra derecha, estrechando la diferencia 2-1, inyectándole vida al Betis. El primer gol de Ozil con trazado de Benzema, había adelantado al Madrid antes de la pausa, y el logrado por el francés, sobre un pase “sírvase como quiera” de Cristiano en el 57, dio la impresión de decidir la lucha. Después del penal, Ozil, tomando con precisión un rebote, aumentó 3-1 en el 90. El Betis, como Héctor, cayó fulminado.

El Barsa, con una extraña línea de zagueros, sin Jordi, sin Puyol, sin Piqué, se dedicó a tener el balón sin conseguir proyecciones porque Thiago volvió a oscurecerse, Cesc no encontraba con quién dialogar, y el trabajo de Iniesta no era lo suficientemente desequilibrante. Agreguen que la rapidez de Tello no se hizo notar, y encuentren la explicación de este Barsa de fútbol triste deambulando entre un 0-0 frente a un Levante interesado en evitar la derrota, no en ganar.

Menos mal que el injusto penal sobre Iniesta, fue malogrado por Villa manteniendo el 0-0, y el Barsa respiró hasta que Cesc en el minuto 83, entre la desesperación del público, remató rasante a la derecha del arquero tico Keylor Navas, marcando el único gol de un partido ensombrecido por el aburrimiento.

Ahora, el Barsa y el Madrid a enfocarse en los duelos de martes y miércoles contra el temible Bayern y el peligroso Borussia.

 

dplay@ibw.com.ni