•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Le sucedió al manager del Frente Sur Rivas, el dominicano Manuel Collado Jiménez, quien el sábado en el undécimo inning, después de tomar la delantera, hizo cambios de jugadores y terminó quedándose con cuatro peloteros menores en el line-up, violando así la regla de los menores que dispone el Sistema de Competencia.

En el cierre del undécimo episodio, ya con la ventaja en el marcador, el Rivas tenía a los cinco menores, pero Collado determinó cambiar al bateador designado Osman Romero, enviándolo a la inicial donde estaba Mauricio López. En ese momento, se quedó con 4 menores, ya que el lanzador era Alberto Barillas, que ya es de los mayores. Ya con dos outs utilizó al menor Francisco Avendaño, quien salvó, pero la violación ya se había dado.

Los técnicos fernandinos hicieron la protesta informalmente, pero ya los directivos la hicieron oficial, y el partido que el Rivas ganó 3x2 lo pierde “de oficio” en la mesa, quedando la serie empatada 2-2, y las Fieras vuelven a empatar en el primer lugar con el Bóer en el Grupo “B”.

Y hablando de tristes finales, hubo un poco de crueldad para con el bateador boaqueño Oscar Albizúa, quien el domingo en el segundo partido contra Río San Juan vio finalizada en 23 su racha de juegos bateando de hit, la más extensa de esta temporada.

Contra el lanzador Deyvis Sirias, el lead-off Albizúa recibió base por bolas en el primer innng. Falló en elevado al bosque derecho en el tercer inning y en línea a tercera en el quinto.

Se llegó al séptimo inning. Río San Juan ganaba 4x3 y después de dos outs, Albizúa llegó a la caja de bateo, buscando el hit que le permitiera extender la racha… Pero no llegó. No se sabe si fue orden del manager Juan García Incer o decisión de Sirias, pero Albizúa recibió base por bolas intencional, y después Ulises Solano roleteó al short y forzaron a Albizúa en la intermedia, finalizando el partido.

Albizúa se esperanzó en ese último turno buscando la hazaña para seguir la racha, pero los riosanjuanenses determinaron que no serían ellos un escalón más en la carrera, sino poner el asterisco de ser quiénes lo frenaban. 2-0 era suficiente. Pero para frenar una racha es preferible fajarse, propiciar ese duelo.

Hay bases intencionales famosas entre hazañas… En 1996, el juego sin hit ni carrera de Daniel Miranda tuvo su mancha cuando le otorgó base intencional a Juan Oviedo en el quinto inning para preservar la hazaña, ganando 12x0 en cinco innings… En 1988 Ernesto López recibió una seguidilla de bases intencionales para proteger a Polín Cruz en la lucha por los jonrones.