•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cojeando como lo está el Barcelona por las pérdidas de Granderson, Teixeira, Rodríguez y su jugador símbolo, Derek Jeter, los Yanquis están batallando por no perder de vista a los Medias Rojas, líderes del Este, y mantenerse a la orilla de los Orioles, con Tampa sin conseguir el funcionamiento necesario y Toronto hundido, contrariando los vaticinios que saltaron al tapete cuando se fortaleció en todos los sectores.

Jeter está ansioso, pero su reciente fractura en el tobillo izquierdo en plena etapa de recuperación, lo ha descartado hasta el Juego de Estrellas, y cuando regrese, seguramente será como bateador designado no como short stop. No se espera que a los 39 años, después de ser sometido a dos intervenciones quirúrgicas, Jeter pueda llegar a ser una aproximación de lo que fue, y eso duele, porque en el 2012, con 38 años, fue líder en hits conectados de la Liga registrando 216, y en turnos con 683, con promedio de .316 puntos, anotando 99 carreras. Cifras inalcanzables para tantos jóvenes en proyección.

Aunque Vernon Wells, Travis Hafner, Kevin Youkilis y Lyle Overbay, las adquisiciones de los Yanquis para cubrir huecos, han respondido con 15 de los 31 jonrones Yanquis en abril, el más volátil de la ofensiva ha sido el dominicano Robinson Cano, quien ha disparado 7 jonrones, impulsando 17 carreras con .322 de porcentaje, en contraste con su despegue en el 2012, limitado a solo un cuadrangular en abril. Este acelerón de Cano, ha sido el principal factor motivador para los Bombarderos.

Y por supuesto, los 7 rescates del inagotable veterano Mariano Rivera como soporte del pitcheo abridor, y desvaneciendo los temores sobre la utilidad que podría proporcionar, luego de solo participar en 9 juegos el año pasado. Con tres ganadores de 3 juegos, C. C. Sabathia, Hiroki Kuroda y Andy Pettitte, los Yanquis con balance de 12-9, esperan un pronto resurgir de Iván Nova, y algo que ofrecer por parte de Phil Hughes.

 

dplay@ibw.com.ni