•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los Knicks volvieron a la vida gracias a un Carmelo Anthony que hizo de todo en la duela. Anotó 32 puntos, logró 9 rebotes, robó dos balones y si faltaba más, agregó dos canastas de tres puntos. Eso fue suficiente para contagiar a su equipo, Nueva York, ganar de forma aplastante 105-79 a los Indiana Pacers y empatar a un bando la serie semifinal de la Conferencia del Este de la NBA.

Fue un cambio brusco el que se vio en estos Knicks respecto al primer duelo. Pero lo mejor del equipo de Nueva York estuvo en la segunda mitad prácticamente en los últimos 15 minutos cuando superó por un 30-2 a Indiana con Carmelo Anthony anotando la mitad de sus puntos en ese período.

Ese repunte le dio a los Knicks la tranquilidad de manejar el juego, pues Pacers lo mantuvo reñido hasta el tercer cuarto con un adverso 66-72. Es más, Indiana se fue al frente por dos puntos cuando su técnico, Frank Vogel, pedía tiempo con algo más de tres minutos por jugarse el tercer tiempo.

Después de ahí vino la debacle de los Pacers. El dominio fue tal, que cuando Indiana anotó, cuando reaccionó ante el feroz ataque sus rivales, estos tenían ventaja de 26 puntos y ya no había nada que hacer.

Por los Knicks, Iman Shumpert agregó 15 unidades y protagonizó la jugada de la noche con una clavada en el primer tiempo. Pero hasta ese momento el duelo no estaba definido, porque hasta el medio tiempo, Nueva York ganaba 47 a 42. Fueron importantes además los 14 puntos de Rayymond Felton para los Knicks, mientras que el argentino Pablo Prigioni hizo 10 y cuatro asistencias.

Paul George encestó 20 puntos para los Pacers. Ahora el tercer partido se disputará el jueves en Indianápolis pero las cosas aparentemente han cambiado.