•  |
  •  |
  • END

Tras considerar dos años de encabezar Ligas Juveniles con buena gestión y transparencia, la Major League Baseball (MLB) envió una donación de pelotas y dinero para el pago de jueces y anotadores a Nemesio Porras, quien presidirá la Primera Liga de Prospectos Nicaragüenses en edades entre 15 y 19 años, y que en su primer año contempla seis equipos a nivel nacional.

La entrega del donativo la hizo el instructor y dirigente de los Dodgers de Los Ángeles, Rafael Ávila, quien con cuatro entrenadores imparte clínicas de béisbol en la capital.

En la actividad, realizada en la Universidad American College y en la que estuvo presente el ingeniero Jorge Ayestas, directivo de esta Alma Máter, Porras expuso que la primera Liga de Prospectos Nicaragüenses está programada para iniciar en mayo y concluir en agosto.

“Éste será un evento de donde se pueden sacar muchos resultados, dado que está orientado para aquellas edades en que los scouts de las MLB más ponen su interés, lo que puede traducirse en futuras firmas con equipos de esos niveles. También pueden llegar a integrar clubes de Primera División a nivel casero o en las Ligas Profesionales, que estoy seguro continuarán en este país”, indicó.

De acuerdo con el ex seleccionado nacional, esta liga estará integrada por seis equipos, que se enfrentarán en un round-robin en las diferentes etapas para determinar al campeón.

Los equipos que iniciarán esta Primera Liga de Prospectos Nicaragüenses son las universidades American College, Americana (UAM) y la Nicaragüense Católica (Unica), por Managua. Por los departamentos competirán Rivas, La Trinidad, por Estelí, y San Isidro, de Matagalpa.

El dirigente indígena sostuvo que el León profesional colaborará en esta Liga con uno de los equipos, mientras el Bóer profesional lo hará con el club que inscribirá el American College, que aseguró que contará con todo el apoyo de la directiva del la tribu profesional, incluyen, por supuesto, a su presidente, Bayardo Arce.

Porras enfatizó que su objetivo es tratar de desarrollar esta categoría, que hace cuatro años, cuando ellos comenzaron a trabajar, estaba en el abandono. Prácticamente no existía, tan así que cuando los muchachos cumplían los 16 años no tenían otra opción que ir a jugar en la Mayor “A” o buscaban otro deporte. “Es por eso el interés que tenemos en ese grupo generacional, de rescatarlos y darle seguimiento con la ayuda del MLB y tratar de que los peloteros de calidad firmen para el mejor béisbol rentado del mundo”.