•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, anunció este lunes que el técnico portugués, José Mourinho, dejará al equipo blanco después de un final de temporada tormentoso en que acabó enfrentado a jugadores y afición, en que fue abandonado también por el primero.

"Tras conversaciones con nuestro técnico hemos llegado al acuerdo de dar por finalizada nuestra relación contractual al término de esta temporada", afirmó Pérez en una rueda de prensa.

El máximo mandatario blanco se limitó a anunciar este lunes el fin de la relación con Mourinho, al que, sin embargo, le quedaban otros tres años de contrato, sin precisar quién podría ser su sucesor, aunque todo apunta al italiano Carlo Ancelotti, actual entrenador del PSG, que ya ha mostrado su intención de abandonar el club francés.

"Quiero aclarar que no hemos establecido ningún acuerdo ni ningún precontrato con ningún posible entrenador, este es un trabajo que nos queda para los próximos días", dijo Pérez, que elogió al entrenador cesado.

"José Mourinho nos ha dado un nivel de competitividad y nos ha mejorado en el plano deportivo", aseguró.

Sin embargo, Mourinho, que llegó con bombos y platillos en 2010 con la misión de dar a los blancos su "décima" Liga de Campeones, que no han vuelto a ganar desde 2002, falló finalmente en este principal objetivo.

De hecho, el "Special one", que llegó precedido por su fama de entrenador ganador, deja ahora el banquillo blanco habiendo logrado en tres años una Liga, aunque lograda con un récord de 100 puntos nunca conseguido hasta ese momento, una Copa del Rey y una Supercopa de España.

El portugués, que admitió que 2012-2013 ha sido "la peor temporada de mi carrera", sale además del Real Madrid tras sufrir la humillación de perder en el estadio Santiago Bernabéu la Copa del Rey (2-1 en la prórroga) frente al Atlético de Madrid, el eterno rival madrileño que hacía 14 años que no ganaba a los blancos.

La derrota en la final copera fue la gota que colmó un vaso que ya había llenado el enfrentamiento de "Mou" con buena parte de sus principales jugadores, especialmente tras el pulso que entabló con el portero y capitán Iker Casillas, todo un símbolo blanco.

El luso, al que le gusta dejar claro quién manda en el vestuario, había aprovechado la fractura de un dedo de Casillas a finales de enero para relegarlo definitivamente a la suplencia en favor de Diego López, al que hizo venir para sustituir al meta campeón del mundo.

Su compañero portugués Pepe, hasta ese momento uno de los grandes defensores de Mourinho, pidió entonces más respeto para Casillas, algo que también le valió acabar la temporada en el banquillo.

Estos enfrentamientos hicieron rápidamente pensar en la rueda de prensa de urgencia que Pérez tuvo que dar a principios de año para desmentir las informaciones de prensa, según las cuales, algunos jugadores de peso del Madrid habían advertido al presidente blanco que algunos futbolistas podrían pedir su salida si Mourinho seguía a final de temporada.

Las últimas silbatinas que el entrenador recibió en el estadio Santiago Bernabéu también pueden haber servido de acicate a Pérez para romper con "Mou" ante la cercanía de las próximas elecciones en julio.

Queda ahora por saber quién será el sucesor de Mourinho, aunque todos miran a Ancelotti, especialmente después que mostrar su deseo de salir del club francés y que el Madrid figuraba entre los destinos posibles.

Arreglado este asunto, Pérez también tendrá que ocuparse de la plantilla y su eventual renovación, con atención especial a Cristiano Ronaldo, que finaliza contrato con el Madrid en 2014 y al que desean varios clubes.

Pese a los altibajos vividos en su relación con los aficionados, el de Cristiano ha sido uno de los nombres más coreados en los últimos partidos en el Santiago Bernabéu y recientemente, él mismo desligó su futuro del de Mourinho asegurando que "quiero continuar en el Real Madrid. Nunca me gusta ir detrás de nadie. Voy a un equipo por mi valor, no por amistades".

El resto de salidas y llegadas dependerá seguramente del sucesor de "Mou", aunque parece que hombres como Casillas, Ramos, Xabi Alonso y Özil son intocables.