•  |
  •  |
  • END

CBS Sportsline

Chicago
Los Cachorros han perdido dos veces. Que pena. La posibilidad de otra frustración es alarmante. Un serio problema: dos juegos jugados ante los Dodgers y dos derrotas, después de una gran temporada. Las series de la primera etapa son a solamente cinco juegos.

Usted escuchará mucho durante los siguientes dos días sobre los Yanquis de 2001 de Joe Torre, el único equipo del béisbol en recuperarse después de perder los primeros dos juegos en casa en una serie de los mejor de cinco. Usted escuchará mucho sobre cómo los Cachorros tenían 14 rachas ganadoras de al menos tres juegos, sobre cómo tienen quizás a su lanzador más talentoso (Rich Harden) entrar en el juego 3 el sábado por la noche, y tal vez a su lanzador más caliente (Ted Lilly) listo para un posible juego 4.

De las 22 series al mejor de 5 que han comenzado de esta manera, 15 han terminado con barridas, y solamente dos se ha ido a un quinto juego. Solamente una, esa serie del 2001 de los Yanquis-A's, terminaron con el equipo abajo 2-0 recuperándose para ganar.

Este juego estaba empatado a cero -- y también sin errores-- cuando Blake DeWitt bateó una pelota perfecta para doble play a DeRosa en la segunda entrada. Haga la jugada de doble play, y la entrada estaba terminada. Déle una patada, como DeRosa lo hizo, y usted abre la puerta a una entrada de cinco carreras. "Podía haber cambiado la cara del juego si ese doble play se hubiera realizado", dijo un siempre honesto DeRosa. "Pongo la responsabilidad sobre mí por esa jugada."

"Simplemente no estamos haciendo las cosas que hemos hecho todo el año", dijo DeRosa. Dado que los Cachorros ganaron 97 partidos este año, usted tiene que creer que tiene razón en eso, también. "Los últimos dos juegos eran probablemente los dos peores partidos que hemos jugado todo el año desde un punto de vista de los errores ", dijo Piniella. "No era divertido mirar, puedo decir eso."

Alguien le podría decir seguramente que todo esto es una muestra más de que los Cacharros están malditos, pero ellos han visto más un equipo fracasando que uno maldito. Piniella parecía realmente encontrar un chivo expiatorio.

"Desde ahora no quiero saber de (Kosuke) Fukudome más, como si va a jugar o no", dijo Piniella. "Voy a poner a jugar a (Mike) Fontenot o Reed Johnson u otra persona, y ése es el final de esa historia. El niño está pasando apuros, y no hay ningún sentido que lo envíe ahí más."

No puede discutir con eso. El gran Fukudome está de 7-0 en octubre, después de un agosto de .193 y un septiembre de .178. Parece totalmente fuera de lugar, totalmente vencido, y no exactamente digno de los $48 millones que los Cachorros le dieron.

Entonces otra vez, Aramis Ramírez ( de 7-1, sin empujadas) pareciera que es digno de su dinero? ¿Y Alfonso Soriano ( de 9-1, sin carreras empujadas, ni anotadas)? "Somos el mejor equipo en la Liga Nacional ", declaró Soriano. "Pero no jugamos de la misma manera que eso."