•  |
  •  |
  • END

En un acto emotivo y lleno de camaradería, fue homenajeado el instructor y agente de los Dodgers de Los Ángeles, Rafael Ávila, quien después de 10 días concluyó una clínica de béisbol dirigida a 40 peloteros y 20 entrenadores, bajo el patrocinio de la Major League Baseball (MLB), American College, Alcaldía de Managua, Instituto Nicaragüense de Deportes (IND) y personas que apoyan esta disciplina a nivel profesional, como es el caso de Nemesio Porras.

Junto al señor Ávila también fueron distinguidos los coaches que lo acompañaron, Anderson Tavarez, ex pelotero de los Chicago Cubs que se encargó del área de pitcheo, Pedro Mega, ex jugador de los Dodgers de Los Ángeles que impartió sus conocimientos a los muchachos interesados en el infield, José Mejía, ex miembro del club de Kansas City, y Juan Cabreja, también ex Dodgers de Los Ángeles, que se encargaron del bateo y el outfield.

En un primer evento realizado por la mañana en el American College, el gerente general de esa Alma Máter, Jorge Ayestas, reconoció la labor realizada por Ávila y su grupo de apoyo, a quienes les otorgó camisas de béisbol alusivas a esa institución, así como pergaminos haciendo constar su entrega y dedicación en estos diez días de clínicas.

Cabe señalar que antes de estos reconocimientos, el ingeniero Ayestas llamó a uno de los que participaron como entrenadores en estas clínicas para que leyera un acróstico dirigido a don Rafael Ávila, el que conmovió a los presentes en el acto. Asimismo, leyó un escrito dedicado a los coaches que vinieron con él (Ávila), en donde hace gala de la personalidad de cada uno de ellos.

Posteriormente, Nemesio Porras ratificó el agradecimiento por el conocimiento y las habilidades con que dotaron a estos entrenadores y peloteros, garantizando que toda esa escuela se convertirá en un ingente aparato que reproducirá a nivel nacional cada una de las enseñanzas que éstos instructores vienen a compartir con atletas nicaragüenses.

Por su parte, Rafael Ávila destacó la acogida amistosa que le dieron en el propio aeropuerto, lo que agradeció de corazón . No obstante, expresó que su mayor satisfacción es la responsabilidad con que los peloteros y entrenadores tomaron estas clínicas, el comportamiento en las clases matutinas y el posterior desempeño por las tarde en lo práctico.

Valoró el interés por atender las clases y la disciplina en el estricto horario que él siempre ha exigido cumplir y que es parte vital en quiénes desean que el béisbol se desarrolle en el país, “es más, nuestros alumnos no tienen nada que agradecernos, sino nosotros agradecerles sus atenciones y sobre todo el interés con que tomaron estos entrenamientos”, enfatizó.


Ávila prometió en su nombre y en el de los coaches que lo acompañan, que estas clínicas no van a parar con su regreso a República Dominicana, puesto que el reporte de ellos a la MLB será que sigan invirtiendo en este país, con la idea fija en que Nicaragua se convierta en una nación que exporte beisbolistas a uno de los deportes mejor pagados del mundo.