•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Lo mejor del Borussia, aparte del ímpetu de su juventud atrevida y desbordante, capaz de moverse con seguridad entre las brasas, como lo demostró saliendo del hoyo a última hora frente al Málaga en cuartos de final con goles de Reuss y Felipe Santana en apenas dos minutos, son sus colmillos, pero uno de sus más filosos y mortíferos, Mario Gotze, esencial en el engranaje del popular equipo alemán con promedio de entrada sobre los 80 mil, superando al Barsa y al Manchester, no estará en la trinchera de Wembley hoy, en el intento de “morder” al temible Bayern, el ejército de Jupp Heynckes, tan aplastante como las tropas de Atila.

Los de Munich, con Schweinsteiger, Muller, Lahm, Ribery, Robben, Alaba, Van Buyten, Neuer, Mandzukic y Javi Martínez, son guerreros devastadores, brutalmente tenaces, asombrosamente eficaces, y acaban de ofrecer una prueba de eso estrangulando implacablemente a un cojeante y sangrante Barcelona, con diferencia global de 7-0 en las semifinales. Pienso, que buscando su quinta Copa de Europa y primera desde el 2001, ellos no se dejarán “morder” por los hombres de Jurgen Klopp.

Aunque no están ni el Real Madrid ni el Barcelona en escena, una final de Champions, es siempre atractiva para las legiones de seguidores que tiene el fútbol, y el Borussia del fiero Lewandowski --verdugo del Madrid--, de Hummels un verdadero mastín, de Gundogan una versión alemana de Xavi Hernández, de Reuss un corsario desbocado de intensidad inagotable, del experimentado y todavía solvente portero Weindenfeller, de Bender y de Schmetzer, un equipo recientemente destronado en su país por el Bayern después de haber conseguido dos títulos consecutivos, pretende impedir que el éxito rojo sea redondo en este 2013, apuñalando las posibilidades que el técnico Heynckes acaricia desde hace largo rato, antes de entregarle las riendas a Pep Guardiola.

¿Se sentirá más tranquilo Gotze en el banco, descartado por una lesión muscular, que intentando mostrarle su brillantez al planeta, amargando precisamente a su futuro equipo, que lo consiguió por 37 millones de dólares en un movimiento anticipado que abrió heridas y multiplicó especulaciones entrando la Champions a su recta final? Por ahora, y por siempre, esa será una intriga metida en el congelador. ¿Se imaginan a un Gotze naufragando sometido a fuertes cuestionamientos? Eso podría ser peor que llegar a convertirse en el verdugo del Bayern como figura del juego.

Schweinsteiger ha ido directo al grano: “Sin Gotze, el Dortmund se ve debilitado”. El centrocampista de exuberante fortaleza física y destreza fácilmente identificable, sabe, igual que ustedes, de la mayúscula importancia que tiene Gotze de solo 20 años, más allá de la presencia en el área y capacidad de definición de Lewandowski y el vértigo que fabrica Reuss, otros dos chavalos que persiguen la grandiosidad casi con desesperación.

El Bayern inició una completa reconstrucción en el 2009 después de ser goleado por el Barcelona 4-0 con dos goles de Messi, uno de Eto’o y otro de Henry, hasta llegar a convertirse en lo que es hoy, la tercera más grande planilla salarial de Europa, solo detrás del Madrid y el Barsa, y responder a esa inversión, con esta actuación tan impresionante, que puede arrasar con todo.

“Morder” a este Bayern, que puede sacar del banco a Claudio Pizarro y Mario Gómez, o prescindir de Dante y seguir intacto, es difícil, muy difícil, y resulta fácil colocarlo como favorito para hoy, con ese potencial ofensivo alcanzando casi siempre su punto de ebullición, un medio campo abrumador y una defensa tan sólida y con proyecciones. Aún con Gotze vistiendo la casaca del Dortmund hoy, el Bayern, tan armado hasta los dientes, sería considerado favorito para imponerse.

Eso sí, debe ser un partido en el que los colmillos del Borussia, como soporte de su atrevimiento, pueden garantizar un espectáculo vibrante y quizás revestido de suspenso, aunque al final, de acuerdo a la teoría de Diógenes, que todo está escrito, gane el Bayern.

 

dplay@ibw.com.ni