•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El jugador holandés Arjen Robben recibió este sábado de las manos del extécnico del Manchester United, Alex Ferguson, el galardón que le acredita como mejor jugador de la final de la UEFA Champions League.

El centrocampista, de 29 años, anotó el segundo tanto del equipo bávaro en el minuto 88 y le dio su quinta Champions League después de la amarga derrota frente al Chelsea en la final del curso pasado en la tanda de penaltis.

En una sala de prensa abarrotada, Robben aseguró a los medios de comunicación que la sensación que ha experimentado tras marcar el gol y ganar el campeonato ha sido: “Por fin”.

“No puedo describir lo que pasa por la cabeza, son muchas emociones, pero fue una sensación de ‘por fin’”, afirmó Robben tras agradecer a Ferguson el premio y lamentar su marcha del mundo del fútbol.

“Esto es lo más alto que puedes llegar como futbolista y muchas cosas pasan por tu cabeza. Aunque es un juego de equipo y todo lo hacemos juntos, esta es la cima a nivel individual también”, manifestó el internacional holandés.

Robben se quitó la mayor espina de su carrera por partida doble, ya que no solo ha levantado la copa sino que ha marcado el gol definitivo de un partido que parecía condenado a la prórroga.

“Era lo que me faltaba tras la decepción del año pasado. Era la tercera final de Champions y no quieres que te pongan la etiqueta de perdedor”, explicó.

Robben se mostró convencido de que si los de Munich han llegado a la final es porque tanto él como sus compañeros forman un “equipo real” del que se siente “orgulloso” y que ha logrado ser “defensivamente muy fuerte”.

 

El técnico alemán del Bayern de Munich, Jupp Heynckes, dijo tras levantar el trofeo de la UEFA Champions League, que “había llegado el momento” del equipo y de algunos de sus jugadores.

“El equipo estaba determinado a ganar. Había llegado el momento del Bayern y de jugadores como Robben, Ribéry, que ya son un poco más mayores”, señaló en rueda de prensa posterior al partido el entrenador, de 67 años.

Heynckes reconoció que, pese a la victoria, el duelo fue “muy difícil”, ya que durante los primeros minutos, el equipo bávaro “no se encontraba” gracias al juego defensivo de los de Westfalia, que les impidieron encontrar el ritmo.

“Al principio no nos encontrábamos y tengo que felicitar al Borussia porque en la primera parte lo hicieron muy bien, no nos dejaron encontrar el ritmo. Fue un partido difícil”, dijo Heynckes, que se convirtió en el cuarto técnico que gana la Champions League con dos equipos distintos.