•   España  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

“Me voy... ¡pero volveré!” Neymar se ejercitó ayer con una cámara. Filmó cada instante de su último entrenamiento con el Santos. Luego, le dio por escribir esas palabras en el vestuario del equipo. Una despedida. Un final. Y un principio. Porque el talentoso atacante brasileño ha puesto rumbo a Barcelona.

A falta de la confirmación oficial, en el Barcelona se tiene claro que el jugador será azulgrana. Lleva dos años detrás de él, mimando una operación laboriosa que se ha acelerado en los últimos días, desde que el director de fútbol, Raül Sanllehí, se plantó en Brasil para cerrar la negociación.

Esta se resume de la siguiente manera: el club azulgrana abonará al Santos una cifra que rondará los 28 millones de euros, aunque el montante total no bajará de los 50 millones de euros. No hay que olvidar que la entidad brasileña tiene el 55% de sus derechos deportivos, y el resto se divide entre dos grupos de inversión, DIS (40%) y Teisa (5%). A ellos se unen dos partidos amistosos, uno en Barcelona y otro en Sao Paulo.

Neymar firmará por las cinco próximas temporadas y potenciará el ataque azulgrana. Su dupla con Messi puede convertirse en una de las más letales del planeta futbolístico. Aunque esa será otra historia. Antes, habrá que ponerle la camiseta azul y grana al nuevo ídolo. Y para eso falta un poco.

El jugador tiene previsto disputar el partido de este domingo ante el Flamengo, el primero del campeonato brasileño y el último como miembro del Santos, ya que luego pondrá rumbo a la Copa Confederaciones con Brasil. De ahí sus gestos, a modo de despedida.

La negociación por Neymar ha sido una de las más laboriosas del Barsa en los últimos años. Para firmar a este goleador de 21 años, ha estado dos años cosiendo su contratación como quien hace ganchillo. Cuidando cada puntada, cada movimiento, para que la prenda resultante quede homogénea. De hecho, adelantó 10 millones de euros para asegurarse una opción preferencial por su contratación y ser indemnizado con 40 millones de euros como penalización.

El sábado, cosas que pasan, la rueda de prensa de Jordi Roura coincidió en el Camp Nou con los aficionados que visitan las instalaciones. Algunos no dudaron en preguntar a los periodistas qué se sabía de Neymar, si había decidido entre el Barcelona o el Real Madrid tras el anuncio del Santos de que accedía a traspasarlo un año antes de que finalice su contrato. La respuesta está próxima. Es más, solo falta oficializarse.