• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

En medio de los cuatro empates en el torneo Clausura, entre Real Estelí y Ferreti, los norteños siguen dominando a sus actuales rivales en los últimos 22 partidos, entre los que acumula casi dos años con solo una derrota contra Ferreti.

En esos 22 partidos entre estos equipos, incluida la final del Apertura, Ferreti solo suma dos triunfos contra 10 victorias de los estelianos, mientras que 11 duelos terminan en empates, ocho con marcador 1-1.

Lo más alarmante para los rojinegros es que entre una victoria y otra tuvo que pasar más de un año. Los capitalinos ganaron 2-1 el 3 de junio de 2011 al Estelí y le repitieron la dosis con el mismo marcador el 19 de agosto de 2012. Pasaron casi 450 días antes que Ferreti venciera a su rival para la final Clausura que inicia el sábado 1 de junio (8:00 p.m.) en el estadio Independencia de Estelí.

Después de ese triunfo del 19 de agosto, los rojinegros no han conocido la victoria, y ya transcurren más de nueve meses. Y quizá lo más alentador para Ferreti es que tiene solo una derrota desde ese entonces, contra Real Estelí, pero fue un 4-0 en la final pasada del Apertura, en una de las peores actuaciones de los rojinegros.

Otro marcador que se repite en los duelos Ferreti-Estelí es el 2-1. Los campeones nacionales en cinco de sus ocho victorias lo han hecho con esa pizarra y los rojinegros sus únicos triunfos son también con esa cifra.

Un elemento a tomar en cuenta en estos duelos previos es que en tres ocasiones Ferreti no le ha hecho goles al Estelí, pero los monarcas solo en tres no marcan. Pero también es justo señalar que de los últimos 14 juegos, Estelí lleva cuatro victorias, empata nueve y Ferreti solo suma una victoria.

En el Clausura, los cuatro empates entre Estelí-Ferreti han revitalizado las esperanzas de los capitalinos. Pero tampoco se puede negar que los norteños se crecen en los partidos por el título, pues hasta ahora lleva 11 títulos en torneos cortos y solo pierde uno, precisamente contra Ferreti, dirigido por ese entonces por José Valladares.

Ferreti a la carga

Mariano López
La final del Clausura 2013, la tierra prometida, esa que les puede dar el retorno a la cima. Los hombres de Luis Díaz se han clasificado a su quinta final de Clausura y la idea no es otra que regresar a casa con el marcador a favor. No es palabrería de forofo, es una realidad, la ilusión de un club.
Las apuestas y la razón van con el rojinegro. Este equipo, siempre con tendencia al victimismo, ha llegado a la gran cita del fútbol con garantías y talento juntos. Sabemos que el fútbol es caprichoso, que un mal árbitro te puede echar, que cualquier error se paga, que un mal día te puede pasar factura. Pero este equipo ha demostrado que se puede confiar.
Solo hay que echar un vistazo a los 24 hombres desplazados en la final. Los dos porteros, Denis Espinoza es el número uno, está en su mejor momento de forma, es el capitán y la experiencia manda. Ellis le puede suplir con absoluta garantía.
En defensa, Díaz no tiene dudas. Quijano por la derecha, Parrales y Bustos por el centro y Villareyna por la izquierda. Estos jugadores llevan todo el torneo juntos. La única demarcación que ofrece alguna duda en la zaga es la de lateral izquierdo, pero Freddy está capacitado para hacer una buena final. Si no, ahí está el veloz y astuto Martín Soza.
Por delante, el talento. Osman Delgado como hombre escoba y Mitchell Williams de repartidor son los escuderos de Reyes, Lozano, Pedrinho y Maycon Santana. Sobre estos hombres cae la responsabilidad de hacer el buen fútbol. De todas formas, el estilo de Ferreti descansa sobre un hombre: Pedrinho. Uno de los mejores centro campista del momento está listo para llegar a lo más alto.
Y arriba, la dinamita. Ricardo Vega parte como favorito para hacerse cargo de los goles de la final que junto a Darwin Ramírez o Juan Carlos Rosales inquietan a cualquier defensa. En principio, “Wicho” tiene pensado comenzar la final con tres delanteros, siempre a la espera de que Ramírez esté al ciento por ciento para jugar los noventa minutos. Y en la recámara, Juan Carlos Rosales.