• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Estoy rascando mi cabeza. Igual que ustedes. No esperaba ver al todopoderoso y ampliamente favorito Heat, con sus huesos sudando frente al peligro de quedar atrás en una final del Este, que los Pacers de Indiana con su resistencia, persistencia, y sobre todo atrevimiento y efectividad, han convertido en un infierno.

Sin LeBron en la cancha durante los últimos 56 segundos, expulsado por un sexto y terriblemente discutible faul, y sumergido en una desventaja de cuatro puntos, el Heat cayó por 99-92 ante Indiana en el cuarto duelo. Con la serie apretada 2-2 regresando a Miami, la última incógnita previa a la final de la NBA revolotea siniestramente alrededor de una insospechada confusión. Y uno se pregunta ligeramente asustado: ¿Será posible que el Heat sea eliminado?

Roy Hibbert ha crecido más allá de sus 2 metros con 18 centímetros empujando a los Pacers, en tanto los muscularmente averiados Dwayne Wade y Chris Bosh, no han podido ser en las dos derrotas, el soporte que necesita el esfuerzo realizado por LeBron el magnífica. Con Paul George, Lance Stephenson, David West y George Hill, completando un quinteto con capacidad de registrar dobles dígitos constantemente, Indiana se escapó por siete puntos al imponerse 29-23 en el tercer cuarto, y supo cambiar golpes en el cierre, asegurando el juego después del empate 89-89 con tres minutos pendientes.

Un triple de LeBron acercó al Heat 92-94 faltando apenas 1.23 segundos, y después de un doble de Stephenson (92-96), sacaron a LeBron de escena por una falta ofensiva. En medio de la desesperación, Ray Allen, Shane Battier y Mario Chalmers, fallaron intentos de tres puntos, y el Heat no pudo avanzar un centímetro, mientras en la arena de Indianápolis, la multitud vibraba como las cuerdas de una guitarra enloquecida.

Los tranquilos Spurs de San Antonio, con su pasaporte a la final en el bolsillo, también rascan sus cabezas mientras hacen una reconsideración sobre la conveniencia de enfrentar a Indiana no al Heat en la disputa por el cetro de la NBA. Y es que los Pacers, tan compactos, se ven amenazantes en cualquier pantalla, como lo están para las últimas tres batallas, que prometen ser tan trepidantes e inciertas como tres de las cuatro que hemos presenciado.

Eso sí, pese a tantas alteraciones del sistema nervioso, continúa siendo temerario apostar contra el Heat.

dplay@ibw.com.ni