•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un verdadero “cartucho humano de dinamita”, Babe Ruth, no fue producto de la genialidad de Alfredo Nobel, pero funcionó como un poderoso explosivo salido del laboratorio del inmenso científico sueco. En la temporada de 1927, cuando su swing movía un bate cargado de nitroglicerina, estableció una marca que se creyó permanecería por siempre: 60 jonrones. Solo Ruth resucitando algún día, sería capaz de ir más allá.

Pero en 1961, la tranquilidad de esa marca, solo atacada por Jimmie Foxx y Hank Greenberg, conectando 58 en las campañas de 1932 y 1938, fue bruscamente alterada por el yanqui ocasional Roger Maris, quien enfrascado en un vibrante duelo con el lastimado Mickey Mantle, compañero de equipo, se voló la cerca 61 veces estremeciendo el planeta beisbol.

¿Y ahora? Nos preguntamos aguijoneados por el asombro esperando una tormenta. Pero, no se produjeron transformaciones en lo referente al crecimiento del punch, pese a los 54 cuadrangulares de Mantle ese mismo año, fijando el récord de 115 para una combinación de mata-pitcheres.

Los 52 jonrones de Willie Mays, en 1965, agitaron nuevamente la pileta de las especulaciones, y doce años después, en 1977, el artillero de los Rojos George Foster, alcanzó la misma cifra, sacando del baúl las expectativas sobre la posibilidad de poder ver a otro bateador de 60 vuela-cercas. Pasaron 20 años para volver a impactarnos con los 56 jonrones de Ken Griffey y los 58 de Mark McGwire en 1997, después que, inesperadamente, Brady Anderson de los Orioles, registrara 50 en 1996, una cifra difícilmente superada sumando sus cuadrangulares de las recientes cuatro campañas, con un máximo de 21. Fue el comienzo de una etapa huracanada, fortalecida por el consumo de esteroides.

Griffey conectó otros 56 vuela cercas en 1998, aunque pasó inadvertido oscurecido por la más feroz batalla recordable, los 70 de Mark McGwire y los 66 de Sammy Sosa esa misma temporada. La furia de ellos continuó en 1999 con 65 de McGwire y 63 de Sosa, y en 2001, cuando Sammy alargó a tres su total de campañas con más de 60 pelotas colocadas en órbita, disparando 64, y Luis González pareció ser un hallazgo con sus increíbles 57 jonrones, acercándose a Ruth y Maris, el gran bateador de los Gigantes, Barry Bonds, construía un rascacielos como el Empire State o el edificio Chrysler en Nueva York, saltando sobre la marca de McGwire con 73 jonrones. Agreguemos los 52 de Alex Rodríguez para redondear una temporada enloquecedora para los aficionados. El beisbol estaba erosionando como el Vesubio.

Bajó el voltaje

Después de ver batear 57 a Rodríguez en 2002, se encontró una explicación razonable en el uso de los esteroides. Eso abrió espacios para candentes debates sobre la legitimidad de las cifras, mientras la oficina del Comisionado permanecía inalterable frente a las evidencias.

En 2006, un nuevo swing, el de Ryan Howard, un gigante de los Filis, fue productor de 58 jonrones, mientras David Ortiz de los Medias Rojas, conectaba 54. Al siguiente año, Alex Rodríguez, registró su tercera temporada con más de 50, elevándose hasta 54, y en 2010, la última arremetida fue provocada por el dominicano José Bautista, explotando con 54 cuadrangulares.

Sujetados los esteroides, en los últimos años el punch ha sido recortado, y drásticamente. En 2011, solo José Bautista (43) y Curtis Granderson (41), volaron relativamente alto, en tanto Matt Kemp, líder jonronero de la Liga Nacional, fue limitado a 39. En 2012, Ryan Braun conectó 41 en el viejo circuito, con cinco bateadores de 40 o más en la Americana encabezados por Miguel Cabrera con 44, superando por uno a Josh Hamilton.

Este año, por terminar el segundo mes, un tercio del recorrido, Chris Davis de los Orioles ha descargado 19, seguido de Miguel Cabrera con 15, Upton y Encarnación con 14, mientras Domenic Brown de los Filis, Carlos González de Colorado, Robinson Cano de los Yanquis, y Mark Reynolds de los Indios, llevan 13 cada uno.

El próximo bateador de 60 jonrones, no aparece en ningún radar, y la imagen del probable de 50, se ve borrosa. La intriga tolerable es: ¿cuántos de 40 veremos este año con el punch hasta hoy amputado?

 

dplay@ibw.com.ni