•  |
  •  |
  • END

Edmundo Dávila Castellón
Maestro FIDE. Ex–campeón de Ajedrez de Centroamérica, México y El Caribe

EL TORNEO DE BLED, YUGOSLAVIA 1961.

Sobre este gran evento, que marcó un hito en la historia del ajedrez mundial, me satisfizo y agradó mucho la partida que disputó Fischer con Mihail Tal, ya fenecido también y uno de los más grandes exponentes ajedrecísticos de la antigua Unión Soviética.

Dicho sea de paso, Tal había sido campeón mundial por un año (1960-61), al haberle arrebatado el cetro máximo en el año 1960, al patriarca del ajedrez soviético Mihail Botwinnik, que a su vez fue uno de los más completos y extraordinarios jugadores de todos los tiempos. Tal perdió ese codiciado título de primacía mundial en el match revancha que sostuvo con el mismo Botwinnik un año después, aunque eso no desmerita en forma alguna el singular talento posicional y combinativo de Tal, ampliamente reconocido por los ajedrecistas del mundo entero.

El torneo de Bled, 1961 fue uno de los más fuertes y sobresalientes que se jugó en su tiempo, con las veinte figuras más relevantes de la época.

Tal ganó brillantemente esta competencia con 14-1/2 puntos, seguido de Fischer en segundo lugar con 13-1/2 puntos, pero Fischer quedó invicto, sin perder una sola partida, lo cual, dada la gran categoría del certamen, podría considerarse como algo definitivamente hegemónico y asombroso para aquella época, que sólo demuestra palmariamente el genio ajedrecístico indiscutible y admirable de Fischer.


MIS COMENTARIOS A LA PARTIDA FISCHER-TAL, DEL TORNEO DE BLED, 1961.

He querido comentar brevemente la partida citada arriba, entre Fischer (Blancas) y Tal (Negras). No dudo que dicho encuentro haya sido estudiado y analizado más profundamente de lo que el expositor de estas líneas lo hace aquí por razones de espacio, pero en esencia, confío en que mis sencillos y accesibles comentarios para los entendidos maestros no se alejen demasiado de los que hayan hecho oportunamente los grandes teóricos y especialistas en la materia.


Bobby Fischer vs Mihail Tal

Blancas : Bobby Fischer
Negras: Mihail Tal
Lugar: Bled, 1961
Defensa: Siciliana



1. e4 c5
2. Cf3 Cc6
3. d4 cxd4
4. Cxd4 e6
5. Cc3 Dc7
6. g3

Las dos últimas jugadas efectuadas por ambos contrincantes se salen un poco de lo trillado. Las Blancas bien pudieron jugar 6. Ae2 ó 6. Ae3 etc., pero se observa luego que Fischer tenía planes más originales y profundos, en base al eventual ataque a la Dama adversaria, mediante Af4.



6... Cf6
7. Cdb5

Esta simple jugada de amenazar burdamente la Dama blanca es parte del plan esbozado por Fischer. Valga decir que Tal en su jugada 5…Dc7, sin la previa…a6, propició esta posibilidad.



7... Db8
8. Af4 Ce5

La otra alternativa 8…e5, dejaría estratégicamente débil la casilla d5 y sería refutada con 9.Ag5!, con clara ventaja para el primer jugador.



9. Ae2 Ac5

La jugada 9 de Fischer es incongruente en apariencia, ya que su Alfil debió salir por la casilla g2 y el desarrollo de la partida la justifica. Por otra parte, la respuesta de Tal 9…Ac5 tenía la alternativa de 9…a6, pero las Blancas proseguirían con 10.Dd4!, seguido de 11. O-O-O, con fuerte presión en el centro y evidente ventaja posicional.



10. Axe5 Ac5
Excelente jugada de Fischer, que permite movilizar agresivamente los peones de su flanco Rey, obteniendo un juego de ataque y restringiendo visiblemente la posición del adversario.



10... Dxe5
11. F4 Db8
12. E5 a6

Parece lo mejor, ya que a 12....Cg8, seguiría con mucha fuerza 13.Cce4! y las Negras perderían el enroque, quedando con una posición muy incómoda en la que Tal probablemente no se sentiría muy a gusto.



13. Exf6 axb5
14. Fxg7 Tg8
15. Ce4

Las Blancas avanzan sus piezas centrales impetuosamente, poniendo a las Negras a la defensiva, con jugadas forzadas de Tal.



15... Ae7
16. Dd4 Ta4

Con esta jugada beligerante de Tal, pareciera que la Dama blanca tuviera que abandonar la gran diagonal, pero Fischer tiene preparada una elegante sorpresa.



17. Cf6+ ¡ Axf6

Es necesario tomar el caballo, porque la otra posibilidad 17...Rd8; 18. Cxg8!, Txd4: 19.Cxe7, seguido de 20. g8=D, las Blancas quedarían con una torre de ventaja y su contrincante ya podría rendirse.



18. Dxf6 Dc7
19. O-O-O

Otra jugada espectacular, sin intimidarse ante la toma del a2 por la torre "invasora" negra en el campo de las Blancas. La jugada anterior de Tal 18…Dc7 era para prevenir la seria amenaza de Fischer 19.Ah5, que hubiera sido refutada con 19…d5


19... Txa2
20. Rb1 Ta6

Prácticamente forzado. La elemental amenaza de mate con 20...Da5, se refuta con la sencilla jugada 22.b3!, dejando mal ubicadas la T y la D negras en el flanco dama, que inmediatamente tendrían que regresar a defender a su Rey.



21. Axb5 !

Buena jugada intermedia, como podrá apreciarse luego, antes de la inusual y hermosa combinación que tiene preparada Fischer dos jugadas después.



21... Tb6
22. Ad3 e5

Ante la seria amenaza de Fischer 23.Axh7 que obligaría a Tal a la rendición, éste recurre a un lance forzado, aparentemente salvador.



Posición después de la jugada 22…e5 de las Negras


23. fxe5!!

Inusitada y magnífica respuesta de Fischer, sacrificando su Dama por torre y un peón. Tal deberá hacer unas cuantas jugadas forzadas para no sucumbir prematuramente.



23... Txf6
24. exf6 Dc5

Tal se ve compelido a hacer una serie de cuatro o cinco jugadas forzadas, ante el peligro evidente en su flanco Rey.



25. Axh7 Dg5
26. Axg8 Dxf6
27. Thf1

Todo esto y mucho más, ya estaba previsto por Fischer. Lo curioso es que Tal, otro genio del tablero, está siendo doblegado con su mismo estilo brillante y combinativo que le caracterizaba con sus adversarios.



27... Dxg7
28. Axf7+ Rd8
29. Ae6!

El "quid" de la combinación. La presión sobre el peón de d7 lo hará sucumbir pronto, quedando Fischer en el final, con clara y abrumadora ventaja material y posicional.



29... Dh6
30. Axd7 Axd7
31. Tf7 Dxh2
32. Tdxd7+ Re8
33. Tde7+ Rd8
34. Td7+ Rc8
35. Tc7+

Estos jaques seguramente tienen como objetivo, ganar tiempo en el reloj, ya que se aproximaba la crucial jugada 40 para ambos jugadores.



35. Rd8
36. Tfd7+ Re8
37. Td1+

La prudencia exige. Esta torre no se mueve a g7 ó h7, poniendo en situación de mate al Rey negro, por la serie de jaques que iniciaría Tal a partir de 37...Dg1+; 38.Ra2, Da7+; 39.Rb3, De3+ ó Db6+, etc.



37... b5
38. Tb7 Dh5
39. g4 Dh3

El peón g4 no puede tomarse, en virtud de 40.Ta1!, con amenaza de mate en a8, y Tal perdería la Dama, pues si 40...Dd4; 41.Th8+!, Dxh8; 42. Tb8+, etc.



40. g5 Df3
41. Te1+ Rf8
42. Txb5 Rg7
43. Tb6 Dg3
44. Td1 Dc7

Nuevamente no pueden tomarse el peón de g5, so pena de recibir mate, iniciando las Blancas con Td7+. El resto de la partida se reduce a un juego táctico por ambos contrincantes y no necesita de adicionales comentarios.



45. Tdd6 Dc8
46. b3 Rh7
47. Ta6

Y en esta posición, el Gran Maestro Tal, Campeón Mundial de 1960, abandonó la lucha. La superioridad material y posicional de Fischer tendrá que imponerse a corto plazo, sin mencionar la red de mate en que se
encuentra el Rey negro.

Es de imaginarse el gran interés y expectación que despertó esta electrizante partida, en los aficionados y maestros que presenciaban el juego entre estos dos jóvenes colosos del ajedrez mundial , aquella noche en la ciudad de Bled, el 4 de Septiembre de 1961.


.