•   Berlín  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Bayern, que ganó la Bundesliga y la Champions, logró el triplete al conquistar la Copa de Alemania en un gran duelo ante el Stuttgart que al final se saldó con una victoria por 3-2. En un momento del partido, todo apuntó a que el Bayern iba a pasar la apisonadora, llegó a estar 3-0 por delante en el marcador, pero el Stuttgart no se rindió y tuvo una gran reacción que lo tuvo cerca de la remontada.

Mario Gómez, que apareció en la formación titular en lugar del croata Mario Mandzukic, marcó dos goles. El otro, de penalti, lo marcó Thomas Müller. Después Martin Harnik hizo los dos goles del Stuttgart que le dieron dramatismo a la parte final del partido.

El partido empezó como todo el mundo lo esperaba: con el Bayern controlando y haciendo circular la pelota en busca de crear espacios y el Stuttgart con una marca agresiva, tratando de llevar el partido al terreno de lo físico lo que le permitió al menos ofrecer resistencia durante la primera parte.

Al minuto 37 el equilibrio se rompió cuando, tras una pared entre Müller y el capitán Philipp Lahm, este último fue derribado en el área. Müller asumió el cobro del penal y marcó.

El segundo gol llegó en el minuto 48, por intermedio de Mario Gómez que marcó a puerta vacía tras recibir un centro de Lahm que se había colado al área aprovechando un pase de Robben.

Para el 61 llegó el tercero, otra vez de Mario Gómez y nuevamente como producto de una jugada por la banda derecha, en centro de Müller.

El descuento del Stuttgart llegó con un cabezazo de Martin Harnik en el minuto 71. El gol de Harnik fue el pistoletazo para que el Stuttgart intentara la remontada y el segundo llegó, otra vez por intermedio de Harnik, esta vez con un remate de su pierna derecha.