•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No hay forma de cerrar dos heridas: la brutal eliminación en la Champions ante el Bayern con 0-7 global, y no poder derrotar al Real Madrid en la Liga, registrando empate y derrota, pero aún con esas incomodidades, pese a no estar Messi en la cancha, ni poder ver llenas las tribunas del Camp Nou, el Barcelona abrillantó su campeonato de Liga llegando a los 100 puntos, después de imponerse 4-1 al Málaga con goles de Villa, Cesc, Montoya e Iniesta, antes del dardo clavado por Morales a Pinto.

Esa victoria, la número 32 del equipo azulgrana en la campaña, con cuatro empates y solo dos reveses (Real Sociedad 3-2 volteando un 0-2 construido por Messi y Pedro, y Real Madrid 2-1), culmina una actuación casi irreal, con ventaja de 15 puntos (100-85) sobre su más cercano perseguidor, el Real Madrid, y sosteniéndose en la punta desde el propio inicio, cuando el Atlético de Falcao y Diego Costa estaba embravecido.

Los 115 goles del Barsa a lo largo de 38 fechas, seis menos que los 121 del Madrid en 2012, le permiten mostrar el llamativo promedio de tres por partido, siendo limitado a un gol solo cuatro veces. Consideren que sin cubrir toda la ruta afectado por lesiones, Lionel Messi marca 46, garantizando otro “Pichichi”, aunque sin superar los 50, como seguramente hubiese ocurrido.

Durante el partido, lo más emotivo fue la despedida de Eric Abidal, el estupendo jugador francés sometido a un trasplante de hígado, y muy querido, y detrás, la seguridad de la permanencia de Victor Valdés hasta la temporada de 2014, por estar bajo contrato hasta el 30 de junio de ese año, lo cual abre posibilidades de llegar a un arreglo posterior.

A diferencia del Madrid, la conquista de la Liga redime en cierta forma al Barsa, eliminado por el Real en la Copa del Rey, y por el Bayern en la Champions. El equipo atravesó momentos complicados cuando Tito Vilanova tuvo que viajar a Nueva York para someterse a un riguroso tratamiento médico.

Para mañana está programada la presentación del brasileño Neymar, primera incorporación gruesa del Barsa de frente a la próxima temporada, esperándose que se concrete la “cacería” de un defensa central para cerrar grietas junto a Piqué.