•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hemos atravesado los dos primeros meses de temporada en las Grandes Ligas siguiendo sus huellas, pendientes de sus constantes zigzagueos, con nuestros nervios alterados viéndolos abrirse paso, retando dificultades de todo tamaño, emocionándonos con sus impactos y sintiéndonos golpeados por sus bajones de voltaje, pero agradeciéndoles en cada instante el interés que provocan y la obligación a creer en ellos que nos han inyectado, y que fortalece ilusiones. Las figuras de Everth Cabrera y de Wilton López, puros pinoleros, se mueven sobre un arcoíris en busca del éxito en el mejor beisbol del mundo.

El arranque de temporada nos sumergió en un pesimismo prematuro, pero inevitable. Everth estaba bateado para .192 puntos con los Padres, y Wilton registrando 12.46 en efectividad con los Rockies, mientras abril entraba en calor y nuestras expectativas permanecían en el congelador. Siempre hemos sido esclavos de la inmediatez y precipitamos las preocupaciones, pero las primeras señales de resurgimiento aparecieron en pantalla con Wilton realizando siete de sus últimos ocho relevos del mes, sin permitir carrera y sosteniendo tres veces ventajas, en tanto Everth subía hasta .313, antes de descender a .270 puntos después de 100 turnos.

En abril, Wilton trabajó 11 entradas y dos tercios a lo largo de 13 relevos sin triunfos ni salvamentos y con una derrota, mostrando un lastimado promedio de 6.17 en carreras limpias. Eso sí, no concedió bases por bolas, no permitió jonrones y ponchó a ocho. Por su parte, Everth robó siete bases, fue atrapado tres veces, y raramente disparó dos jonrones, el equivalente a su cifra en 115 juegos durante el 2012. Con sus 27 imparables en 100 veces al bate, anotó 15 carreras, ponchándose 19 veces.

Mayo nos presentó a un Wilton López debidamente corregido y mejorado, estrechamente vinculado con el visto lanzando para los Astros de Houston en las recientes temporadas. En su noveno relevo de ese mes, se metió debajo del 4.00 con un porcentaje de 3.97 luego de ser agrietado por solo dos carreras limpias en once entradas. En ese trayecto registró un brillante 1.63 en efectividad, sin alardear. Llegó a estar en 3.38 el 26 de mayo, antes de encontrarse con su exequipo, los inadvertidos Astros, que lo mordieron con una carrera limpia la noche del 27, y dos jonrones consecutivos el día 30, haciendo saltar sus cifras a 4.13 en 28 episodios y un tercio de trabajo. Un cero dibujado el 31 frente a los Dodgers, le fue útil para entrar a junio con un global de 3.99, después de registrar 2.55 en mayo.

Everth perdió 10 puntos iniciando mayo de 4-0 contra el pitcheo de los Cachorros. No pudo regresar a los .270 en los siguientes 30 días, y su deslizamiento se detuvo en .236 puntos después de 12 juegos, y durante una etapa de sostenimiento muy llamativa, volvió a crecer sin pisar el acelerador, se apoderó del liderato de robos en las mayores con 19, y agregó otros dos jonrones para llegar a cuatro, impulsando 16 carreras para sumar 20, solo cuatro menos que su total de 2012. Menos puntos en average, pero mejor en los otros casilleros de la ofensiva, con su ya reconocida brillantez defensiva, intacta.

Y algo más significativo, en un fin de semana agitado, Everth solo se ponchó una vez en 14 turnos oficiales y en 16 apariciones en el cajón de bateo, y cerró el mes con cuatro “kaes” en los últimos once juegos.

Así que Everth y Wilton nos están obligando a creer en sus proyecciones. Por ahora estamos disfrutando las pequeñas historias de dos peloteros que se nutren con la chispa del afán de superación mientras crecen en busca del estallido, esfuerzos que aceleran nuestros corazones y ensanchan las emociones, recuerdos que con el paso del tiempo serán imborrables, motivos para continuar siendo apasionados por el beisbol.

Y la primera señal que nos envía Everth un junio, no puede ser más ruidosa: de 5-3 con par de impulsadas el sábado, durante una victoria de los Padres por 4-3 sobre Toronto. Ahora registra .271 de porcentaje con 22 remolques.

 

dplay@ibw.com.ni