•   Miami  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

¿Alguien vio ese torbellino!... Por supuesto que sí. Tony Parker, con su habilidad natural condensada con su magia para mover el balón y hacer de la suyas en tierra de gigantes, fue suficiente motivo para activar el botón de ‘mute’ en miles de gargantas de seguidores de los Heat de Miami, que cayeron con pizarra de 92-88 frente a los Spurs anoche en el American Airlines Arena.

Tony mostró su grandeza en el momento idóneo, fue la intensidad de luz que requería San Antonio en el partido. Y con el factor Parker se hizo presente la posibilidad del triunfo, fueron 21 puntos con seis asistencias y dos robos que aportó el francés.

No hay duda que fue un encuentro delirante, el Heat tuvo control en gran parte, de hecho fueron breves los momentos en los cuales los Spurs lograron estar abrazados en el marcador. Pero fue un juego intenso.

El intercambio de metralla se mostró y emocionó a los aficionados desde el mismo primer período, que comandó el quinteto de Miami 24-23. Pero en el segundo tiempo la tropa de Erik Spoelstra con el músculo de Dwayne Wade y las estupendas intervenciones de Chris Andersen, permitieron poner adelante 52-49.

El tercer capítulo del partido fue igual de movido como despegó, porque el duelo de disparos, asistencias y rebotes estuvo de manifiesto. No obstante, Miami con 20 tantos siguió con la batuta del duelo 72 frente a 69 que sumó las Espuelas.

Pero el técnico de San Antonio, Gregg Popovich, tenía esperanzas en sus muchachos, y, principalmente en Parker, que en la serie de play off había sido desequilibrante. Fueron 23 puntos claves para las Espuelas, que contaron con Tony para encabezar el ataque y sellar la pizarra final 92-88.

Tim Duncan agregó 20 tantos para los Spurs, Danny Green metió cuatro tiros de tres para sumar 12. Por el Heat, LeBron James hizo 18, Dwayne Wade 17 y Chris Bosh 13. El segundo juego será el domingo en Miami.