•  |
  •  |
  • END

Los partidos de ida de la semifinal del Campeonato Nacional de Fútbol Femenino que organiza Fenifut, se vieron empañados por la grave fractura que sufrió la gran prospecto del ataque pinolero Julissa Acevedo, quien al minuto 20 tuvo un fuerte encontronazo con la jugadora metropolitana Oneyda Merlo, con resultados fatales para la diminuta y hábil jugadora capitalina de la UAM.

Julissa sufrió la doble quebradura de la tibia y peroné de su pierna izquierda, por lo que será intervenida quirúrgicamente hoy, y obviamente esto la alejará de las canchas de fútbol por largo período.

Este impacto sicológico afectó a las favoritas capitalinas de la UAM, que sin su atacante estelar fueron vencidas 2-1 por las muchachas del CUUN-León. La cuenta la abrió Sandra Salazar a los 23 minutos, a los 62 Kenia Vanegas puso el 2-0, pero al 69 las capitalinas descontaron por intermedio de Tatiana Guzmán.

En el fango del estadio Thomas Cranshaw, las temibles jugadoras de la UNAN-Managua derrotaron 3-0 a las integrantes del Kol-8, dirigidas por Leonel Guido. Javiera Morales adelantó a las universitarias a los 37 minutos, Scarleth Amador incrementó la cuenta a los 50 y la infaltable Modesta Rojas puso el 3-0 definitivo a los 88.

Con estos resultados la única llave que está abierta es la que juegan UAM y CUUN, porque el 2-1 a favor de las metropolitanas no es garantía por la doble validez del gol de visita a la hora de sacar un clasificado.

“No todo está definido. En nuestra cancha nos veremos. El partido de vuelta lo disputaremos pensando en nuestra jugadora lesionada y por ella haremos lo posible para salir adelante”, comentó Henry Alvarado, técnico de la UAM.

Aparentemente la UNAN ya definió su serie, porque haber anotado tres veces de visita es un fuerte golpe anímica y moralmente.