•   Miami  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Se coronó el Heat, con más colmillos, imponiéndose 95-88, apoyándose en la inmensidad de LeBron James, fenomenal y mortífero, como un Aquiles en calzoneta con el número 6, abriendo brechas, haciendo estragos. Como dice Cortázar en su libro “Las armas secretas”, el partido fue en todo instante, un vértigo de espanto, incluso en los momentos finales, cuando se detuvieron los Spurs, como si se hubieran derretido súbita e inexplicablemente. El triple de Kawhi Leonard colocando a San Antonio a solo dos puntos 88-90, faltando 2:23 minutos, aceleró los corazones de una multitud extasiada frente a lo alucinante, lo surrealista.

Fue entonces que el Heat se agigantó, después del lamento provocado por los dos libres que falló Chalmers con 1:54 pendientes. Ese doble LeBron saliendo de las brasas, su quite de balón frente al amenazante Duncan, provocando una falta, los dos libres del “Monstruo” exhibiendo su sangre fría, y el remate de Wade con 16 segundos pendientes, un libre que terminó de desangrar a los valientes y temerarios Spurs, sellaron la victoria del Heat, su segundo cetro consecutivo, con LeBron marcando 37 puntos, utilizando el triple como su recurso más eficaz, y atrapando 12 rebotes, solo superado por los 16 del futuro estrella Kawhi Leonard.

En medio de la euforia por la victoria, nadie se dio cuenta de que Chris Bosh no consiguió uno solo punto, y que desde medio juego, tampoco lo hizo Tony Parker, reducido a 10, mientras el veterano Tim Duncan con 24-12, ofrecía una vez más, un esfuerzo mayúsculo. Obviamente, el aporte del lastimado Dwayne Wade fue decisivo con 23 puntos y 10 rebotes. Decisivos los 5 triples de James y 6 de Battier, sin tener que romper el muro defensivo de San Antonio.

El primer cuarto fue como un round de estudio. Lento el ritmo, impreciso el bombardeo, y abandono en rebotes ofensivos. Dos fallas y dos perdidas antes de los primeros dos puntos conseguidos por Parker, con respuesta inmediata de LeBron. Ventaja de los Spurs 11-4 con triple de Ginobilli y doble de Leonard, recorte y empate 15-15 del Heat con triple de Battier y canasta de Andersen, antes de otro triple de Battier, adelantando por vez primera al Heat 18-15 en los últimos segundos. Un libre de Leonard después de fallar el primer intento, deja sellado un pobre 18-16 a favor del Heat en los primeros 12 minutos, y un oleaje de intrigas por despejar.

La inseguridad con una falla de cada lado y dos pérdidas repartidas, levantó su mano en el inicio del segundo cuarto, pero Battier, con su tercer triple, aumentó 21-16 entre el rugido de la multitud. Faltando 6.40 minutos, los equipos estaban equilibrados en porcentaje anémico con 11 de 30 disparos de campo, cuando en medio de un cambio de golpes, con dos triples de LeBron y la efectividad de San Antonio en la pintura y en libres, se registraron empates a 27, 40, 42 y 44 puntos, antes del doble final de Wade, manteniendo la ventaja de dos puntos del Heat 46-44, con el futuro del juego completamente abierto, sin espacio para especulaciones. En la mitad del recorrido, LeBron registraba 15 puntos con 3 rebotes, y Wade 14 con 6, en tanto Duncan, sin ser tan eficiente como en el sexto duelo cuando marcó 25 en el mismo tiempo, era el mejor de San Antonio con 13 puntos, 5 rebotes y 2 asistencias, respaldado por el dinámico e incansable Parker, contribuyendo con 10 puntos. Algo significativo, los 8 robos de los Spurs por 3 del Heat.

Una falla del inutilizado Bosh, sin puntos, abre el tercer período. Leonard adelanta a San Antonio, pero Chalmers responde y con 48-48, LeBron clava un triple, una forma de escapar al acoso terrible de una defensiva que no cede espacios. Hay empates a 52 y 54 puntos, antes de que un triple de Green, su primero de la noche, facilite una imperceptible ventaja de 57-56 a los Spurs. Las 11 pérdidas de Miami por 7 de San Antonio, indican cómo la presión ejercida por defensivas muy acertadas, alteraba los nervios. Dos triples de Lebron proporcionan ventaja de cinco puntos 62-57, pero Leonard reactiva a los Spurs con doble y libre, estrechando la pizarra 62-60. Extrañamente, Tony Parker fue desactivado permaneciendo en 10 puntos, mientras San Antonio se imponía por un punto 27-26, con el Heat cerrando con dos triples, uno de Battier, su cuarto, y otro de Chalmers, lejísimos, contra reloj, volteando la pizarra 72-71 al lado de Miami aunque masticando el suspenso.

El último cuarto pareció estar metido en una licuadora. Miami, con un cierre espectacular, impulsado por LeBron, se impuso 23-17, sepultando a los Spurs 95-88.

 

dplay@ibw.com.ni