•  |
  •  |
  • END

En los momentos en que se perdía la fe por la calidad de nuestro béisbol, abandonado por muchos gobiernos y despotricado por seudo-dirigentes, la Selección Nacional de Béisbol demostró que seguimos siendo competitivos y que podemos conseguir mejores resultados.

La medalla de Plata obtenida en el Premundial de Venezuela fue producto de la unidad, el corazón y el coraje de los peloteros nacionales, quienes defendieron con honor nuestra bandera, obviando las dificultades económicas con que se prepararon y viajaron. El prestigio estaba en juego, y ellos demostraron que se mantiene la calidad de nuestra pelota. Resucitaron la credibilidad por nuestro béisbol.

En los últimos dos años veníamos de rebotar en los eventos internacionales: séptimo lugar en los Centroamericanos y del Caribe, de Cartagena, y el Preolímpico de La Habana, donde apenas se consiguió el pase a los Panamericanos. En Rio de Janeiro se obtuvo un bronce insípido, ya que sólo se ganó un partido y se perdieron tres.

Cada fracaso golpeaba a nuestro béisbol. Se había perdido la confianza, por la poca calidad en los torneos locales… Se reclamaba por una renovación inmediata, tanto en Feniba como la estructura de la Liga y la Selección.

Coincidió la apertura a los peloteros menores en la liga local con la renovación en la Selección, en la que al menos nueve jugadores debutaron o estaban en su segunda participación; otros lo más que suman son cinco años y unos cinco veteranos. Se obtuvo un buen entendimiento, mucha disciplina y los resultados se fueron dando en cada desafío.

“Nos preparamos como nunca antes y existe muy buena química entre todos los jugadores”, comentaba Omar Cisneros al comenzar el evento… Y tenía poderosas razones. En cada posición estaban los mejores exponentes, jóvenes, de buena velocidad, gran defensa. Era gente que no pensaba en el viático jugoso o el hotel de lujo. Se habían propuesto clasificar al Mundial, y en la ruta, se buscó más.

Si el equipo, entrenándose entre dificultades, con pocos recursos, tuvo esta actuación, ¿se imaginan lo que podría conseguirse si se le brinda la asistencia adecuada, a como sucedió hasta mediados de los años 90? Un Comité de Selección que cuente con el apoyo del Estado e instituciones privadas, asistencia de técnicos calificados a tiempo completo, la siempre oportuna inspiración que brinda Denis Martínez y un plan de seguimiento a los seleccionados, serán claves para lucir en el Mundial.

Al partir la Selección se dijo que lo mejor era la ofensiva, y ésta respondió, pero siempre el pitcheo impuso su clase. Después de lanzar para 2.73 en la primera fase, en la segunda lo hizo para 1.54, sobresaliendo el “no hitter” a Brasil, nocaut a Aruba, duelazo de diez innings contra México y fajados ante Puerto Rico, del que su manager, Efraín “Cano” García, elogió a sus muchos jugadores profesionales con experiencia en las Mayores.