•   Brasil  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hay mucha exigencia con este Brasil de agresividad sostenida; capaz de abrirse paso hacia la cabaña enemiga atravesando un campo minado, ya sea de japoneses, mexicanos o italianos; con suficiente capacidad de llegada para presionar insistentemente; y sobre todo, esa frecuencia para apretar el gatillo intentando acribillar al suspenso.

Me ha gustado mucho lo que he visto de Brasil construyendo tres victorias, jugando alegremente con gran dinamismo, con buenas conexiones y sin perder tiempo. Superando 4-2 a Italia ayer con un gol de Dante, el infaltable de Neymar, y dos de Fred, este Brasil “modelo 2013”, con un año pendiente de afilamiento, aseguró el liderato del Grupo A, lo que descarta un enfrentamiento con España antes de la final.

Por tercera vez consecutiva, Brasil se volcó de entrada. Neymar entrando por la izquierda dentro del área, quedó delante de un pase con olor a gol, y Hulk, también por la izquierda, vio como Buffon, devolvía su zurdazo. Sin Pirlo, naufragó el medio campo italiano, y por momentos vimos dos líneas de cuatro en un repliegue solo de contención, sin proyección. Brasil fue tanto hacia el cántaro, que al final del primer tiempo, minuto 46, lo rompió con el gol de Dante, reemplazo del lesionado David Luis. Buffon rechazó el cabezazo de Fred sobre centro de Neymar, y Dante estaba en el sitio preciso para rematar con izquierda, sin alardes.

Se creyó que Italia se atrevería más en el segundo tiempo adelantando líneas, pero sorprendentemente volvió a replegarse, refugiándose en la posibilidad del contragolpe, y este se produce en el minuto 51 con una maniobra computarizada: largo saque de Buffon desde su cabaña, cabeza de Cantreva, tacón magistral de Balotelli, escape y remate mortífero de Giacherini con derecha. ¡Wow, eso valía la entrada!

Sin recuperar el orden y el dominio del primer tiempo, Brasil respondió con un tiro libre del “catálogo” de Neymar. Un rayo laser que paralizó a Buffon, entrando en la escuadra superior derecha. Fred amplió 3-1 a base de bravura recibiendo de Marcelo y definiendo con izquierda, pero Italia sacó sus uñas quitando pelota y espacios, y provocando entre la desesperación un penal de Luis Gustavo a Balotelli, no cobrado porque aplicando la ley de ventaja, remató Chielieni en el seguimiento de la jugada, sacudiendo las redes para el 3-2.

El tiro de gracia, apúntenselo a Fred, después que Maggio reventó un balón en el travesaño de Julio César con soberbio cabezazo. Un taponazo de Marcelo durante la realización de una contraofensiva, rechazado por Buffon, quedó servido para el cómodo remate de Fred, fijando el 4-2. Ahora, Italia probablemente enfrente a España en semifinales.

 

dplay@ibw.com.ni