•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ni en el mejor de los sueños, Juan Carlos Ramírez se vio en su debut en Grandes Ligas ponchando a tres rivales, mientras hacía gala de sus meteóricos envíos de hasta 98 millas horas, y otros de 97, como el que le recetó al primer ponche que se acredita en su cuenta en las mayores, propinado a Juan Lagares.

Fue una poesía su labor, mostró determinación, un slider preciso y se vio como todo un veterano, escribiendo su primera página en la historia de las mayores, de la que espera sume muchas más.

“Jamás me imaginé tres ponches en mi debut. Mi meta era poner strike, lo hice con el primero. Aunque no te voy a negar cuando llegué a la loma estaba nervioso, sentía que se me movían un poco las piernas, pero todo pasó cuando hice el primer envío, después de eso solo me concentré en poner mi huella en el partido”, comenta Juan Carlos desde el avión que lo trasladaba a San Diego para la serie de tres juegos que arranca hoy Filadelfia contra los Padres.

Aproveché para comentarle, qué lástima que no estará disponible Everth Cabrera para verlos enfrentarse, y me respondió entre risas, “ya me dijo Cabrera que si estuviera bueno dos tablas me daría en el partido, pero habrá su momento para eso y a ver qué pasa. Por el momento estoy concentrado en lanzar mejor cada vez que llegue porque será diferente cada vez, eso no lo dudo”.

Y es que en su debut, Filadelfia perdía 7x0 ante los Mets en el octavo, precisamente en la entrada que relevó el hijo de doña Ortencia Ramírez.

Fue impresionante cómo se mostró ante Lagares en la apertura del octavo, le abrió con recta de 96 millas y fue una bola mala pero luego le recetó tres envíos veloces, dos de 97 millas, y en la última lo hizo hacer un swing a una bola que se metió rauda a la esquina de adentro para bateador derecho.

El primer ponche, “para ese momento me sentía más tranquilo. Concentrado en poner la bola donde me la pedían. Con el segundo bateador (Omar Quintanilla) tenía más confianza. Puse la bola donde quise”. Y no es para menos, le abrió con una recta de 96, le recetó otras veloces de 97 y 98 millas, y lo desajustó con un slider de 88 que solo vio pasar el zurdo Quintanilla.

Y cerró con un ponche al emergente Kirk Nieuwenhuis, haciéndolo cinco envíos, todos arriba de 95 millas, el último fue a esa velocidad y aunque conectó foul el receptor lo capturó. El nica hizo 13 lanzamientos, 10 strikes, y al igual que Denis Martínez cuando debutó el 14 de septiembre de 1976, Ramírez ponchó a los tres que enfrentó. Solo lanzó una entrada pero dejó una huella en el partido, tal como se lo propuso.