• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Tras perder cinco partidos en forma consecutiva, el alto mando del equipo Frente Sur Rivas llega a su terreno con gran preocupación. Están obligados a barrer, o al menos dividir hoy contra el Bóer, en la jornada de reprogramación en el “Pomares”.

Ambos equipos no pudieron jugar el domingo por la lluvia, y el impasse dio unos días de descanso a sus abridores, Edgard Ramírez y Marlon Altamirano, que deben lanzar hoy a las 11 de la mañana, aunque los rivenses podrían alterar su rotación.

El 14 de junio, el Rivas, con Carlos Pérez en la colina, se impuso 5x4 al Granada, pero los tiburones les clavaron tres derrotas seguidas. El sábado se impusieron 8x3 en diez entradas, anotando cinco veces en el décimo, cuando se descontrolaron los relevistas.

Se fueron a Nandaime y ahí, Julio César Raudez, y Armando Hernández y Martín Narváez los blanquearon 2x0 y 1x0.

La crisis siguió contra el Bóer. El viernes, con todo y Carlos Pérez, perdieron 5x2, y el sábado cayeron 4x1 en partido reducido a ocho innings por lluvia.

Esa mala racha tiene a los sureños con balance 4-6, a cuatro juegos del primer lugar, e involucrado en un cuádruple empate que puede tornarse peligroso si no reaccionan hoy, ya que su próxima serie será contra el agitado bateo fernandino.

Carlos Pérez es el hombre más confiable del staff sureño. Tiene cuatro días de descanso, en un ritmo al que está acostumbrado en la Profesional, y el manager Collado podría verse tentado a enviarlo a la colina para optar a la victoria.

Para el Bóer, el panorama es más tranquilo por la posición que ocupan, pero Julio Sánchez debe manejar bien su pitcheo para disponer del suficiente personal para la serie contra Granada el fin de semana.