• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Son pocos los casos en el mundo en el que padre e hijo trabajan juntos en un cuerpo técnico de un equipo de fútbol. En Argentina, está Ramón Díaz y su hijo con River, en México Enrique Meza de Cruz Azul trabaja con su primogénito. Aquí, con la llegada de Florencio Leiva a la dirección técnica de Walter Ferreti, se convierten en los únicos que se juntan para trabajar con el mismo objetivo.

Tyrone Leiva tiene unos cinco años de trabajar en el club policial, primero con la juvenil y desde el campeonato pasado está como miembro del cuerpo técnico del primer equipo, ahora bajo las órdenes de su progenitor. Durante los entrenamientos, se ha visto que delega el trabajo a sus asistentes sin prioridad alguna, el trabajo lo reparte por igual y cada uno de sus asistentes realiza lo que le corresponde.

En el balompié pinolero hay muchos padres que han dirigido a sus hijos en Primera División. El primero fue Manuel “Catarro” Cuadra González, quien condujo por el buen camino futbolísticos a sus vástagos Manuel “Catarrito” Cuadra, Armando y Milton, todos con la camiseta del Diriangén. Mauricio Cruz dirigió a Miguel en el Diriangén, Florencio con Bautista tuvo de jugador a Tyrone también tuvo bajo su mandato a Cristian con el América, y a su hija Jennifer también la ha dirigido en la selecciones nacionales.

“La verdad es que a la hora de dividir el trabajo no pienso que es mi hijo, pero sí en casa platicamos mucho sobre cómo ven al equipo, analizamos a cada jugador, en esto me ayuda mucho mi hija Jennifer que está muy interesada en seguir creciendo como técnico. Esta plática la tengo con los demás técnicos, pero es de solo 10 minutos mientras que con mis hijos siempre, porque paso más tiempo con ellos”, dijo Florencio.