•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuando Juan Carlos Ramírez sube a la loma, nada parece desconcentrarlo de lo que lleva en mente. Tres relevos con los Filis, con once hombres retirados en fila, demuestran que su nivel está a tono de las Grandes Ligas.

“Lo único que pienso es en dominar al que esté en el plato. No me detengo ni siquiera a pensar quién es o qué ha hecho en las Mayores. Es más, ni escucho su nombre cuando lo dicen en el estadio, lo único que pienso es que es un bateador como todos a los que debo enfrentar”, dice Ramírez desde el teléfono apenas unas horas después de haber llegado a Pittsburgh, donde los Filis jugarán desde hoy una serie de tres partidos con los Piratas.

Esa es parte de la táctica que utiliza para dominar como lo ha hecho hasta ahora en sus 3.2 entradas como relevista de Filadelfia.

“También es clave saber cómo lanzar. Esa ha sido mi mayor evolución en las últimas campañas. Antes, no sé por qué, pero no ponía atención sobre cómo lanzar a algunos bateadores. Pero no solo he cambiado en eso, ahora evalúo cada envío. Miro cómo se para en el cajón, cómo hace swing, conozco mejor sus zonas y de esa forma sé cómo combinar mis pitcheos”, explica el capitalino que en agosto cumplirá 25 años.

En su última aparición se lució ante uno de los bateadores más inspirados de los Dodgers, el cubano Yasiel Puig.

“Él es un bateador agresivo y tenés que lanzarle así, agresivo. Parece que no tuviera una zona definida pero hay que echarle manos. En eso me ayudó mucho unos cambios que hice en la mecánica”, recuerda Ramírez y agrega, “antes levantaba mucho la pierna y la bajaba lento cuando venía al plato, algo que me perjudicaba con corredores en base, pero ahora la bajo rápido, fuerte y me ha ayudado a ser más agresivo”.

Lo fue con Puig, lo retiró con una bola rápida de 96 millas en esquina de adentro y el cubano de Cienfuegos elevó al derecho. Ese fue su último out el sábado ante los Dodgers, porque luego entró un zurdo para enfrentarse al bateador de ese perfil, Adrián González.

Para Ramírez dominar a los 11 bateadores que ha enfrentado no ha sido tarea fácil, “pero te soy sincero, me siento cómodo lanzando, confío en mis pitcheos, pienso mejor qué lanzar. Eso mismo sentía en Triple A y creo que me ha ayudado mucho para no pensar que este nivel es inalcanzable. Todos tenemos talento para estar aquí y si lo estoy es porque estoy listo para esto, y la verdad así me siento”, comentó.

 

Impresiona con su recta

Su velocidad promedio en las tres apariciones ha sido 95 millas por hora, pero ha hecho también otros lanzamientos de hasta 98. “Me he sentido bien con todos mis recursos, los estoy poniendo donde quiero, y lo mejor es que los estoy usando en el momento justo para dominar. Pero no me puedo confiar, aquí es trabajar duro todos los días”, comentó Juan Carlos Ramírez. En 3.2 episodios lleva cuatro ponches, sin hits ni otorga base.