•  |
  •  |
  • END

El qué puede pasar, es una exigencia constante y día tras día más difícil para el cronista durante la postemporada. Los cálculos se derrumban, las esperanzas se hacen astillas, las cifras se derriten, los antecedentes crujen, la sabiduría para entrar en consideraciones flaquea, todo se ve turbio, nos encontramos girando como en un embudo, y tanto el cielo como el infierno nos parecen desproporcionados. Los análisis deambulan desnudos y enclenques.

Hubo un tiempo en que tener un gran pitcher como Bob Gibson, Mickey Lolich o Lew Burdette, era una posibilidad inmensa de tres victorias. Hoy, los Dodgers, sin un verdadero líder en la rotación, pretenden sujetar el ímpetu y la velocidad de los Filis, en tanto mañana, los Rays de Tampa, con su lámpara mágica, intentarán cegar a los bateadores de Boston y descifrar al misterioso Daisuke Matsuzaka.

¿Quién es el más confiable abridor de los Dodgers? Hoy va Derek Lowe con Chad Billingsley y el japonés Hiroki Kuroda listos para los juegos dos y tres. Ninguno de ellos es Sandy Koufax, Don Drysdale, Orel Herhiser o Fernando Valenzuela, pero el pitcheo abridor de los Dodgers no es mas inseguro que el de los Filis, que utilizarán a Cole Hamels, Joe Blanton y Brett Myers.

Veamos la capacidad de agresión. ¿Cuál bateo central es más destructivo? Chase Utley, Ryan Howard y Pat Burrell están adelante de Manny Ramírez, James Loney y Rusell Martin, pero Ramírez salta a la vista como el más viable factor desequilibrante.

¿Qué tanta ventaja significa para los Filis tener a Brad Lidge como cerrador? Es estupendo, pero la combinación formada por Takashi Saito y Jonathan Broxton podría resultar mas útil, aunque no tanto como Darold Knowels y Rollie Fingers con Oakland en 1973.

¿Mejor llave de doble play? Filis con Rollins y Utley encima de Furcal y Blake Dewitt.

¿Es decisiva la experiencia que acumula Boston? Tiene significado, pero puede ser obviada. Hay muchas historias alrededor de eso, la más reciente escrita por Colorado en los dos primeros playoffs de 2007.

¿Quién con bateo más temible? Jason Bay ha respondido con Boston, pero es necesario que David Ortiz y Dustin Pedroia funcionen, agregándose al esfuerzo de Kevin Youkilis. Tampa tiene calientes a Evan Longoria y B.J. Upton, sin perder de vista a Carlos Peña y Cliff Floyd.

¿Y en pitcheo?. El brazo clave es el de Josh Beckett. Si está bien como segundo abridor, detrás de Matsuzaka y adelante de Jon Lester, vemos a los Medias Rojas con ventaja, teniendo a Papelbon para los remates. Kazmir, Garza, Shields y Sonnenstine ofrecen equilibrio con Troy Percival y Dan Wheeler apretando tuercas. Recuerden que Tampa ganó diez veces a Boston y perdió ocho.

El cómo fijar favoritos equivale a perderse en una telaraña de acertijos, pero creo que Medias Rojas y Filis avanzarán a la Serie Mundial.