•  |
  •  |
  • END

San Juan
Las tres veces que Tito Trinidad perdió durante su gloriosa carrera, la historia fue más o menos la misma: enfrentaba un rival de técnica superior, que lo dominaba con el jab y ante el cual no tenía más remedio que ir hacia el frente.

Y ahora que a los 35 años y luego de varios periodos de inactividad sigue hablando de volver, parece muy difícil que pueda cambiar su estilo y con tantos periodos de inactividad, dijeron varios entrevistados.

“Ya Tito está en una etapa en que los boxeadores ya han aprendido lo que iban a aprender. Si ahora viene otra persona a añadirle otra cosa como boxear, que es lo único que le faltaría, moverse más de lo que se mueve, lo que va a hacer es atrasarlo”, dijo el campeón mundial minimosca, Iván Calderón.

“Para un boxeador veterano es difícil adaptarse a otro ritmo y a otro estilo”, agregó Calderón, quien cree que tal vez Félix Trinidad, padre, quien ha sido entrenador de su hijo durante toda su carrera, podría necesitar “alguna ayuda” en la esquina.

“No es que cambie la esquina, pero puede añadir a alguien a la esquina, como hago yo, que ‘Cheché’ (Sánchez) sigue siendo mi entrenador pero al principio tuve también en la esquina a Wilfredo Vázquez y ahora tengo a Félix Pagán Pintor”, dijo el ‘Iron Boy’.

“Si Tito regresa no creo que la esquina vaya a ser un factor en el momento de la pelea. A esa edad cuesta mucho más trabajo alcanzar la condición física óptima y llega el momento de que el cuerpo no resiste. Mi consejo a Tito es que se quede disfrutando la vida y que no caiga en ese círculo vicioso de retirarse y volver, en el que han caído otros grandes”, apuntó.

Mientras, José Bonilla sostuvo que “la edad no debe ser un problema (para tener éxito en otro regreso) ya que por ahí están (Shane) Mosley, (Bernard) Hopkins y otros mayores que Tito. Es difícil que después de tanto tiempo pueda cambiar su estilo, pero el Tito de siempre sigue teniendo posibilidades porque esa chispa, el ojo del tigre, están ahí”.

Bonilla agregó que a Trinidad, quien cumplirá 36 años el 10 de enero y tiene marca de 42-3 con 35 nocauts, le favorece el hecho de que es un pegador y que “la pegada es lo último que se pierde”.

“Lo primero que se van son los reflejos y la velocidad, pero Tito siempre ha sido un atleta responsable y dedicado, que se cuida y yo estoy seguro que su papá no lo va a dejar subir a un cuadrilátero si no está en óptimas condiciones”, manifestó Bonilla.