• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

dplay@ibw.com.ni

El contraste de las cifras, de las expectativas, y de las imágenes, nos golpea y desconcierta, obligando a preguntarnos: ¿Qué es lo real alrededor de Juan Carlos Ramírez, derritiéndose ahora frente al calor que provocan los swings de los artilleros enemigos?

Su inicio, durante cinco relevos, fue tan estimulante como excitante: lanzando cuatro entradas y dos tercios sin permitir hit, dio la impresión de haber estado siempre en las mayores, retando las exigencias; sin embargo, en sus siguientes seis apariciones, ha estado pitcheando desde el montículo de la inseguridad, siendo agredido en forma preocupante: 13 carreras en contra, entre ellas 11 limpias, consecuencia de 17 hits en ocho y dos tercios, siendo sacudido por tres jonrones y perdiendo un juego.

Hay un brazo gimiendo en el bullpen de los maltrechos Filis de Filadelfia, perdedores de 57 juegos con dos meses de agitación pendientes. Por muy aplicados y astutos que sean los bateadores de Grandes Ligas, difícilmente encuentran en forma tan rápida el antídoto para un pitcheo. O quizás, Juan Carlos, excedido en sus primeros trabajos después de un discreto rendimiento en Triple A, se encuentre en su verdadero nivel de rendimiento.

No, no tenemos pistas definitivas. Es muy temprano para eso, pero la ansiedad por descubrir qué es lo cierto, nos precipita hacia preocupaciones que se hinchan, cubriendo aquel imprevisto entusiasmo.

Se dicen tantas cosas: que su bola rápida carece de movimiento extra, que sus variantes todavía son reducidas, que su control necesita ajustes para mejorar esa relación de 7 bases por 5 ponches y una efectividad deshilachada. En fin, que en tan corto tiempo, parece que están hablando de un pitcher “nada que ver” con el que logró impresionar en su arranque.

En tanto, Wilton López, dominante en sus tres últimos relevos sin carrera y un hit en tres entradas y un tercio, ha mejorado de 4.96 a 4.64, pero con un tenebroso 7.15 en julio después de ser bateado libremente por Miami el 25 de julio, permitiendo 4 carreras limpias en solo un tercio de inning.