• Barcelona |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El brasileño César Cielo llegó ayer sábado, en Barcelona 2013, a la cima de su carrera deportiva al imponerse por tercera vez consecutiva en una final de los 50 metros libre en unos campeonatos del mundo.

La proeza de Cielo cobra mayor relevancia si se tiene en cuenta la naturaleza de la prueba, la más rápida del programa y la cantidad de factores que intervienen en una carrera de poco más de 22 segundos.

El brasileño confirmó que es el mejor velocista del último lustro, a pesar de que en Londres 2012 el francés Florent Manaudou le dejara sin revalidar el título olímpico de Beijing 2008 y le relegara al tercer escalón del podio.

En la final de ayer la plata fue para el ruso Vladimir Morozov y el bronce para el trinitense George Bovell con 21.47 y 21.51, respectivamente.

El gran derrotado fue Manaudou, que es el campeón olímpico de la distancia y que había realizado en las semifinales el mejor registro con 21.37.

Manaudou no pudo pasar de la sexta plaza por detrás de Cielo, Morozov, Bovell y el estadounidense Nathan Adrian, a 0.32 del sudamericano.

La debacle francesa, ante varios centenares de compatriotas suyos, se completó con el último puesto de Frederick Bousquet, a 0.61 de Cielo.

Otro fracaso llegó entre las brazadas de Ryan Lochte. La gente y los periodistas creen que el neoyorquino es casi tan infalible como su compatriota y amigo Michael Phelps y están equivocados.

liya Efimova batió el récord del mundo en las series de la mañana y por tarde lo rebajó la lituana Ruta Meilutyte en las semifinales.

La rusa pudo con la marca de la estadounidense de 2009, 29.80, con los bañadores de plástico hoy ya prohibidos y paró el crono en 29.78. Duró unas horas porque la lituana lo dejó por la tarde en 29.48.