•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los cañones del Bóer están fríos, y es obvio, clasificaron hace más de una semana. Sin embargo, no bajaron la guardia y están acuartelados para enfrentar a un rival muy difícil, como es la Costa Caribe, que fue explosivo en la etapa regular y que tiene pitcheo para hacer crecer sus posibilidades de ganar el título a partir del sábado a las 4:00 p.m. en Corn Island.

El timonel de los Indios, Julio Sánchez, está consciente de la responsabilidad que tiene en sus manos. “Es una serie dura, la Costa es un equipo agresivo y rápido sobre las bases, así que he hablado con los muchachos que no hay que retener la pelota, sino soltarla con prontitud para no brindar libertades a sus corredores”.

La tropa costeña fue un verdugo para la Tribu, así lo demuestra el resultado de sus ocho partidos, que favoreció a los caribeños 6-2. En ese sentido y aunque las series cortas son una historia diferente, el panorama luce un poco oscuro para los capitalinos.

“Jugaremos para rally, la estrategia será diferente contra la Costa. A este equipo hay que responderle con agresividad, tenemos que jugar muy bien para buscar el cetro”, admite.

Sánchez ha decidido enviar a la colina al derecho Edgar Ramírez, quien tiene los recursos necesarios para brindar tranquilidad al campamento Indio, aunque también es factible que al pararse en ese barril de dinamita que representa el bateo costeño salga herido.

“Ramírez es el indicado para lanzar el primer partido, es nuestro mejor brazo para el sábado y el domingo iría Róger Marín, mientras Danilo Álvarez, Mario Peña y Juan Serrano, estarán listos para aparecer en la colina en cualquier momento”, indicó Julio.

El Bóer tendrá la baja del artillero Erick Morales, quien está enfermo, y su lugar lo ocupará en el bosque derecho Stanley Loáisiga.