•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Sporting de Kansas, aunque a paso lento, impuso su ritmo, apretó y sacó un 2-0 en el Independencia con goles de Opara y Dwyer, dejando al Real Estelí muy limitado en sus intentos de querer reaccionar en su primer duelo de Concachampions 2013.

Los de Kansas, sin mostrar contundencia, fueron los dominadores del partido ante un Real Estelí que se plantó bien en el centro en los primeros minutos, tratando de no darle espacio al brasileño Benny Feilhaber, a Rossell y a Olum. Atascó por momentos la salida del Sporting, pero fue cediendo terreno hasta que su rival mantuvo presencia en la cancha como para ganar casi sin tantos apuros en el partido.

Juan Barrera y Wilber Sánchez combinados con pases precisos de Iuri Oliveira, creaban las pocas jugadas al ataque. Por cierto, Juan estuvo muy activo en los primeros 10 minutos hasta que recibió una falta y de ahí no se vio igual. Se miraba tocado.

Después Wilson hizo un disparo de afuera del área y lo paró bien el portero Eric Kronberg, y Wilber Sánchez buscó un centro que fue ahogado por los defensores del Kansas que predominaban por su fuerza y estatura. Eso fue lo mejor del primer tiempo para los rojiblancos. La verdad, hubo muy poco que resaltar.

Y llegó el gol del Sporting con una jugada en balón parado, se durmió la defensa rojiblanca en el cobro y cabeceó el central, Ike Opara al minuto 31 y por mucho esfuerzo de Justo Lorente, el balón cayó como agua fría en la afición esteliana, que se calcula anduvo por los 4,500.

Después de la anotación del Kansas City, los norteños fueron cortados en cada intento por salir de su cancha. Ni siquiera se puede decir que Estelí perdió profundidad, simplemente fue borrado, y con Justo asediado, se veía al Sporting más cerca del segundo tanto.

Para el complemento, Otoniel Olivas hizo dos cambios de una vez, entraron Franklin López y Félix Rodríguez por Wilber Sánchez y Elmer Mejía, quien sufrió un tirón muscular previo al partido. Con eso, quedó como volante central Manuel Rosas, le dio más salida a Iuri, y por el extremo a Rodríguez que ofrece proyección al ataque.

Pero las cosas continuaron igual, Estelí sin progresar con el balón y Sporting ganando más confianza conforme pasaban los minutos.

Otoniel preocupado por cómo Estelí no mostraba presencia adelante, mandó a la cancha al minuto 58 a Rudel Calero, quien fue ovacionado. Salió Barrera y fue evidente el cambio de juego del Estelí, aunque Sporting apretó y resolvió el duelo al minuto 75 con un error defensivo que Alan Kardek le permitió a Dom Dwyer. Eso terminó de congelar el entusiasmo en las tribunas.