•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Real Estelí perdió su fútbol, se vio desarmado y para colmo en lo que menos se creía que fallaría, perdió la brújula al punto de rayar en lo ridículo. Los goles de Opara y Dwyer mostraron enormes deficiencias de los supuestos hombres más seguros en la defensa rojiblanca en este torneo de Concachampions.

Los brasileños Douglas y Kardek, cargaron con gran parte de la responsabilidad en el revés del Estelí 2-0 ante Sporting de Kansas City, que hizo lo básico, lo práctico. Solo con unos ajustes en pleno desarrollo de juego, bastaron para desestabilizar a un rival, que siendo justos, comenzó golpeado por las lesiones de Juan Barrera y Elmer Mejía.

“Me decepcionó este Estelí. Pero lo que más me decepciona es que ni jugando mal merecíamos perder así. Fueron errores por falta de concentración y determinación, es increíble cómo nos anotaron. Todavía no lo creo”, dijo Otoniel Olivas afectado por la forma cómo perdió Estelí, tanto que no fue a la conferencia tras el partido y envió a su asistente Sergio Iván Rodríguez.

Olivas explica, que no comenzaron bien por la lesión de Elmer, “y no es una excusa porque teníamos que enfrentar el partido a como fuera”.

“Creo que aguanté mucho a Elmer, pero me pedía que no lo sacara, que se sentía bien. Y vieron, no fue el de siempre y además se lesiona Barrera y lo aguanté mucho también. Eso nos dejó en desventaja y el rival supo aprovechar”, comentó el esteliano.

Eso fue parte del problema. Estelí a pesar que tuvo diez minutos intensos, luego perdió fuerzas con Barrera tocado por una falta cerca del área, y sin Elmer se perdió capacidad para contrarrestar la media cancha adversa, y fue cuestión de tiempo para que quitaran la presión sobre el rival.

“Me siento golpeado. Porque como le dije a los jugadores, Sporting estaba al alcance pero solo si jugábamos como lo hizo Estelí contra Tigres o la Liga Alajuelense acá. Con esa actitud, con esa concentración ganábamos, no con este equipo que perdió todo y para colmo se falló en jugadas que pudimos resolver sin que se diera ese resultado catastrófico”, expresó.

Un tema preocupante fue lo mal que se vio la defensa norteña en los goles de Kansas. En el primero, casi todos los que estaban en el área esperando el cobro de balón por una falta inexistente, le dieron la espalda a la jugada y de pronto con la bola encima no pudieron reaccionar. Douglas fue el único que saltó con Opara pero perdió el tiempo y espacio para imponerse arriba. Para colmo, Justo Lorente reaccionó tarde en volver a su puerta.

Y en el segundo, fue peor. Kardek viene de frente, con un balón arriba que le envían a Dwyer y jamás mostró determinación para atacar la bola, y cuando lo hizo fue tarde, de remate, Douglas se cayó mientras intentaba marcar. Eso hizo la diferencia, porque Estelí hizo muy poco a su favor como para remon-

tar el marcador.