•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tanto el Bóer como la Costa Caribe han velado sus armas, preparándose para este fin de semana, en que despega la Final. Ambos tienen las mismas metas: romper maleficios para optar a la corona.

El Bóer, campeón en 2010, venciendo precisamente a la Costa Caribe en cuatro partidos de la serie pactada al mejor de cinco juegos, mordió rabia el año pasado, cuando el Matagalpa lo doblegó en siete vibrantes duelos. El Bóer perdió los primeros tres juegos 2x1, 5x2 y 1x0. Reaccionó y empató la serie, imponiéndose 6x2, 2x0 y 3x1, para caer en el decisivo 4x2, víctima del pitcheo de Elvin Orozco y de Berman Espinoza.

estadisticas web

Los costeños, que ganaron su único banderín hace 24 años contra el Chinandega de Argelio Córdoba, han disputado dos títulos en esta nueva fase de los “Pomares”, pero acumulan siete derrotas consecutivas en series finales. Contra el Bóer, en 2010, ganaron el primer juego 3x2, pero perdieron los tres siguientes 12x2, 4x2 y 1x0, el último, que fue duelo entre Diego Sandino y Oscar Chow.

En 2011, los costeños disputaron la final contra Estelí y fueron barridos en cuatro duelos, 11x7, 9x6, 3x1 y 4x1. De ese equipo, hoy solo están Fox, Campbell, H. Patterson, Rommel, Tijerino, Thomas y Junior Téllez.

En la temporada regular, la Costa prevaleció sobre la Tribu seis triunfos contra dos; los costeños dominaron la ofensiva y se fajaron en pitcheo, el que mejoraron con los refuerzos Orozco y Montenegro.

Si bien el Bóer tuvo mejor rendimiento en la semifinal, eliminando al Granada en tres juegos, y la Costa debió jugar cinco duelos electrizantes ante el Rivas, hay que estar prestos a los dos primeros duelos de esta serie, que arranca en Corn Island hoy a las 4:00 p.m.

Oscar Chow, que tiene una derrota en una final, enfrenta Edgard Ramírez, que debuta en estas lides… Gilbert Smith y Jess McCoy fueron miembros del equipo que se coronó hace 24 años, y ahora son técnicos, con Gilbert como manager. Julio Sánchez quiere otra corona y espera que sus jugadas sean acertadas.

Así actuaron los peloteros finalistas en sus ocho duelos de la temporada regular.