•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Aún en Series Mundiales, voltear un 0-2 ha dejado de ser una proeza, y en nuestro béisbol del “Pomares”, de pantalones cortos y bates rellenos con quesillo, eso es más viable, sobre todo, cuando la inseguridad nos ofrece un “striptease” inning tras inning, y los marcadores son tan apretados, como los corsés que usaba Marilyn Monroe para afinar su cintura.

Es más, hasta se puede cambiar la historia cerrando con barridas. En 1981, los Yanquis colocaron a los Dodgers 0-2, pero Valenzuela soltó las cadenas para que los angelinos les clavaran cuatro estocadas; en 1996, los Bravos con aquella monstruosa rotación, integrada por parientes de Cy Young (Maddux, Smoltz, Glavine y Neagle), ganaron los dos primeros juegos a los Yanquis, y no volvieron a ver salir el sol.

Puede que eso no ocurra en esta final del “Pomares 2013”, y que después de esas victorias gimientes por 2-1 y 3-2, la Costa regrese a Managua a terminar de barrer al Bóer, pero por lo que hemos visto, con la tropa de Gilbert Smith ganando sin mostrar autoridad, los Indios están heridos, pero no muertos. Disponen del armamento necesario para pelear esta serie que se está disputando a pellizcos, lo que la hace más complicada.

Lea más: "Vamos a remontar"

No hay factor de seguridad

Naturalmente, no pretendo negar lo confortable y estimulante que es haber tomado esa ventaja de 2-0 en la serie pactada a siete, pero convencido de que en cada juego el desenlace pudo ser diferente, y con tres batallas en Managua, lo mejor es que los costeños vengan con sus barbas en remojo, y Dwight Britton bien despierto.

Ayer en la victoria costeña 3-2, el pitcheo más sereno y confiable, ese que proporcionaron a cada equipo los brazos de Danilo Alvarez y Junior Téllez, vino de los bullpen. Los abridores Horace Rigby y Róger Marín, parecieron haber sido sacados de un vaso de gelatina, y tanto Eldo Thomas como Desly Guillermo, alteraron el sistema nervioso de la fanaticada local. Daban la impresión de irse a estrellar contra una montaña en cualquier instante.

Golpeó primero el Bóer anotando en el segundo inning. Doble abridor de Juan Carlos Urbina y roletazo de Wiston Dávila, acercaron la amenaza a 90 pies del plato. Loáisiga empujó una bola al jardín derecho y Rommel Mendoza realizó un disparo que pudo ser para out, pero la pelota se le escapó al cátcher Blandón anotando Urbina. Un out regalado en segunda cuando Alegría, logrado el asalto de ese cojín quitó el pie estando Janior Montes en tercera, malogró en ese mismo episodio, una oportunidad de ampliar de los Indios.

Se hundio Marin

En el cierre, la Costa hizo girar las cifras en la pizarra. Hits seguidos de Campbell y de Blandón, y golpe a Sharp, llenaron las bases de costeños haciendo que Marín se sintiera sumergido en el pozo de las dificultades. Un doble play por el plato con roletazo de Fox a tercera, fue algo más que una palmada en la espalda para Marín, pero el doble de Debrie Bennett después de un wild, produjo par de carreras y explotó al abridor de la tribu.

Lea más: Feroz pitcheo

Pensé que el partido quedaba abierto para el bateo, sobre todo cuando en el inning siguiente, triple abridor de Rommel Mendoza, facilitó la tercera carrera de la Costa aprovechando elevado de Campbell al center, y en el quinto, el Bóer con doble de Argeñal después de un out, se atrevió a un robo que pudo ser impedido si Blandón tira más o menos a tercera, no tan desviado, que al escapar la bola del control de Bennett, permitió la anotación que estrechaba 3-2 la diferencia.

El pitcheo de Alvarez por el Bóer y Téllez por la Costa, evitó más agitaciones congelando las amenazas, siendo la más seria, la de los Indios en el octavo, cuando un encendido Stanley Loáisiga, disparó su tercer cohete, el más ruidoso, un doble sin out. Téllez quedó viendo su brazo y consideró no necesitar de una recarga. Dominó con batazos dentro del cuadro a Montes y Alegría, y liquidó a Jass Vargas con un elevado a primera base. Las raíces de Stanley, todavía están en segunda al amanecer de hoy.

Diez hits conectó el Bóer por cinco de la Costa y fabricó más presión, pero volvió a perder. Está herido 0-2, pero no muerto. Claro, sin batear para producir, tendremos que ir a su funeral.

JUEGO 2

3 COSTA

2 BóER

Lea más: Costa Caribe letal