•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Siempre se aprende de los aciertos o de los fracasos. Esas vivencias reflexivas de lo sucedido en determinadas situaciones nos mantienen alerta, y más cuando se está en una Serie Final, con el calendario reducido a cinco juegos y la presión encima.

Es increíble comprobar que un año después, el Bóer siga sufriendo por el mismo mal, la improductividad. Y es lo que los tiene con la soga al cuello en la Serie contra la Costa Caribe.

Es posible que estos sean los juegos más desdichados para la tribu y su afición. Tener tantas oportunidades enfrente y no dar el batazo esperado o, en su defecto, no realizar una jugada que presione al adversario. En los dos partidos, el Bóer ha tenido a 26 hombres circulando en las bases y solo ha marcado una carrera, y de estas, solo una fue impulsada, la del emergente Vargas en el primer partido. Ya son 17 los corredores que se quedan esperando el hit que los impulse, y de ellos once estaban en posición anotadora.

El sábado fueron 12 los que circularon, debido al descontrol de los lanzadores costeños, que les dieron 7 bases por bolas y un golpe, más tres hits y un error. Solo uno anotó y siete quedaron en las bases.

Lo del domingo fue increíble. El Bóer bateó más, pero también fue el más improductivo. Puso a 14 en las bases por 10 hits y un error, pero diez no fueron remolcados. Y las dos carreras no las empujaron. Ambas fueron cedidas por errores de Juan Blandón, uno en la recepción del tiro de Rommel Mendoza en el segundo inning, que fue antes del encontronazo con Juan Carlos Urbina, y el otro error fue cuando él tiró mal a tercera y anotó Jem Argeñal.

Los bateadores indios han deslucido a la hora de montar jugadas. ¡Solo llevan un toque de sacrificio!, a sabiendas de que tienen un equipo de peloteros lentos. Hubo un momento, el cuarto inning, en que estaban dadas todas las condiciones para un triple play. Wiston Dávila en segunda base, después de boleto, y Stanley Loáisiga en la inicial por sencillo. Al bate estaba Janior Montes, quien fue líder en roletazos para doble play en el Campeonato. Un batazo un tanto rápido por la antesala pudo haber propiciado esa jugada. Pero falló en el intento de sacrificio. Tocó bola, fildeó Thomas y forzó en tercera, donde por televisión se vio que Dávila no alcanzó a tocar la base.

¿Qué puede hacer la tribu para recuperar el ímpetu mostrado ante Granada, al que barrió cantando y silbando?

Lo primero es estudiar el line-up y hacerle ajustes. Están alineados muchos peloteros lentos, como Juan Carlos, Wiston, Stanley y Janior, y cualquier intento se queda en veremos. El domingo en el cuarto inning, Stanley no anotó sobre fly de Suárez al central, lo que conseguía en otro tiempo.

Se debe ser más agresivo a la hora de batear y no tomar riesgos innecesarios, como el de Kenni Alegría en el primer partido, que corriendo desde la inicial fue entregado en tercera cuando Vargas dio sencillo al left; y él mismo que por no deslizarse en el robo de segunda en el segundo episodio el domingo, fue out y cortó la inspiración, entregando el tercer out.

Historia repetida

Julio Sánchez y su cuerpo técnico debieran estudiar no solo lo que pasó en Corn Island, sino buscar el archivo de la serie contra Matagalpa el pasado año, porque la situación es la misma. Todo se les está repitiendo.

En 2012, Matagalpa arrancó propinándole tres golpes contundentes a la tribu.

Matagalpa les ganó 2x1 en partido que inició el viernes 24 y finalizó el sábado. La lluvia interrumpió el partido en el octavo después que Matagalpa anotó. Ahí, Javier Robles atrapó en zona foul un batazo de Wilton Martínez, y Jhonny Trewin anotó la del triunfo… El domingo 26, Matagalpa ganó 5x2 y el Bóer solo bateó 6 hits, dominados por Berman Espinoza y con Elvin Orozco taponeando para salvamento.

El tercer juego fue el martes 28 y ahí estaba Elvin Orozco con su recital de pitcheo. En 6.2 innings, el diestro tiró para un hit de Arlington Aguirre en el tercer episodio y aunque dio 6 bases por bolas, ponchó a 13, y después Wilde Rayo ponchó a tres más, para ser el ganador 1x0 en 11 episodios.

El Bóer ripostó sensacionalmente para empatar la serie ganando 6x2, 2x0 y 3x1, pero volvieron a encontrarse a Elvin Orozco en el séptimo y este les ganó 4x2 tirando 6.1 innings para 6 hits, 6 ponches y 3 boletos, y Berman Espinoza salvó.

De ese equipo Bóer del año pasado están casi todos, a excepción de Luis López, Kelvin García, los Johnatan Loáisiga, Aguirre y Álvaro López… Los “nuevos” son Jem Argeñal y Fausto Suárez, aunque este estuvo con Matagalpa.

El cuerpo monticular es el mismo, solo que Edgard Ramírez sustituye a Álvaro… Y los técnicos son casi los mismos, y por ese conocimiento es que deben hacer un análisis adecuado en busca del antídoto para frenar a los costeños.

Algo que no deben perder de vista los Indios es que el pitcher que estarán enfrentando es Elvin Orozco, con un gran descanso, y las cosas se pueden complicar… Para consuelo indio, en las dos series que perdieron contra la Costa, siempre ganaron el tercer juego, 10x6 y 2x1.

 

Pólvora mojada

Janior Montes, bateando .500, y Juan Carlos Urbina, con .286, son los únicos del Bóer entre los primeros nueve mejores bateadores de la Serie Final. Darrel Campbell es el líder bateando .667. El Bóer, que promedia .210, solo produce una carrera, roba una base y lo atrapan dos. Se ponchan 11 veces.