•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Erasmo Ramírez ha conseguido sus 4 triunfos entre los últimos 8 éxitos (y 11 reveses) de los Marineros entre el martes 23 de julio y el 13 de agosto, y además de sus propios méritos, se debe sentir muy bien respaldado por sus compañeros, quienes han marcado 23 carreras en esas aperturas victoriosas, contando con apoyo de 5.75 carreras por juego, que se redondea a 6 carreras.

Erasmo ha contado también con respaldo de los relevos, pues en sus 4 victorias los relevistas han sumado 13.0 innings, permiten 8 hits, ninguna carrera, otorgan 4 boletos y recetan 15 ponches y le salvan los 4 encuentros, dos rescates de Tom Wilhelmsen (2.0 innnings, 3 hits y un ponche) y otros dos de Danny Farquhar (4.1 innings, 1 hits y 9 ponches), además de Yoervis Medina (4.0, 2 BB, 2 K y un hit) y Charlie Furbush (1.2, 2 hits, una BB y un K).

En sus victorias, Ramírez ha permitido 15 carreras, todas limpias en 23.0 innings, cediendo un total de 26 imparables, entre ellos media docena de cuadrangulares, números que reflejan cómo ha sido castigado el rivense, a quien le han marcado 8 carreras en las 2 primeras entradas (3 en los primeros innnings y 5 en los segundos) y 7 en los cuartos y quintos episodios. Su máximo recorrido ha sido 6.0 innings

en dos ocasiones.

Erasmo ha sumado en sus 5 aperturas 490 lanzamientos para promediar 98 por cada inicio, luego que en las 3 primeras salidas había superado el centenar de lanzamientos con 101, 101 y 106; en las últimas dos salidas ha hecho 96 y 86, respectivamente y además que registra un relevo en el que hizo 31 envíos para sumar 521 lanzamientos en el 2013.

Del total de sus envíos, 326 han sido strikes y 195 bolas, para un porcentaje del 63 por ciento de lanzamientos buenos. 84 de los strikes que ha soltado Erasmo han sido “cantados” y 57 han sido abanicados por sus rivales, mientras que los restantes 185 strikes han sido batazos y foules. Así, podemos ver con números en mano, el gran respaldo que ha tenido el rivense, tanto de su ofensiva como del pitcheo de relevos. Ojalá la tónica siga así.