•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El ritmo de “Palo de Mayo” es perceptible en el campamento de la Costa Caribe. Aunque hoy podría ser una historia distinta a la del fin de semana, la tropa del timonel Gilbert Smith tiene pintada en letras mayúsculas la frase de vencer sin importar el grado de dificultad que exista.

Ciertamente, el Bóer está preparado para ripostar. Durante toda esta semana, el cuerpo técnico de la Tribu ha hecho un trabajo sicológico y motivacional para transmitir seguridad a los muchachos, aunque las heridas están ahí, aún frescas. “Tenemos que jugar mejor de lo que hemos podido hacerlo en el inicio de la serie. El Bóer es un equipo muy bueno y no lo menospreciamos, pero la Costa saldrá a ganar cada partido que falta hasta ser campeones”, dijo Darrel Campbell, quien ha sido el artillero más efectivo de los caribeños con cuatro metrallazos en seis turnos, con dos anotadas y un remolque.

Sin duda alguna que la situación de los Indios es difícil, no imposible, pero compleja. La tropa del manager Julio Sánchez ya estuvo en una posición más delicada la temporada pasada contra Matagalpa, cuando en la final se encontraban 0-3, y lograron remontar para empatar y caer en el séptimo juego en Managua.

Actualmente el panorama luce soleado para la Costa con su favorable 2-0, y nublado para los Indios, que hoy abrirán con su mejor brazo, Edgar Ramírez.

“Durante estos días de entrenamiento se ha trabajado en la parte defensiva y el bateo, que ha sido muy pobre en los dos partidos. Yo mismo he tenido un inicio de serie final malo, pero confío en que podré recuperarme para ayudar al equipo”, indicó Dwight Britton, quien va de 8-0.

El aspecto ofensivo ha sido preocupante para los costeños, porque en el primer desafío conectaron siete hits, pero el Bóer se trabó con tres. Para el segundo partido los caribeños apenas ligaron seis cohetes, y los Indios no aprovecharon sus diez imparables porque dejaron a diez hombres sobre las bases.

“Espero que empecemos a responder con corredores sobre las almohadillas, porque no es posible que las oportunidades de anotar no las aprovechemos. Saldremos a pegar primero”, dijo Juan Blandón, receptor del equipo Costa, que en el segundo desafío dejó a 13 sobre las colchonetas.