•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tan larga espera para el tercer juego ha sido una tortura para la barra india. Ni modo, así es esto. Pero hoy, el equipo capitalino espera reaccionar funcionando al ritmo de los rugidos de sus seguidores para evitar el pánico. ¿Se imaginan lo que es quedar atrás 0-3, atados a los rieles y con un tren en marcha aproximándose con un ruido macabro? ¡Ni pensarlo!, dice el manager Julio Sánchez, con sus esperanzas de resurgimiento colgadas del brazo derecho y la sabiduría para “torear” peligros de Edgard Ramírez, quien mereció mejor suerte en el primer duelo con su pitcheo de 10 ponches en siete entradas.

Decíamos, y no ayer como Fray Luis de León, sino el pasado lunes, que las diferencias entre los dos equipos han sido difícilmente perceptibles, excepto en lo más importante y significativo: las victorias: 2-0 a favor de la Costa con marcadores estrechos 2-1 y 3-2, lo que impide ser categórico en el vaticinio al trasladarse la serie a Managua por tres juegos.

En un despegue sin jonrones y sin batazos recordables, la Costa batea 14 hits y el Bóer 13, apenas uno de diferencia en los dos juegos; ambos equipos han dejado a 17 hombres en las bases, y mientras la Costa comete cinco errores, el Bóer solo uno; en bateo largo y velocidad, la Costa registra tres extrabases por dos del Bóer, robando tres bases, en tanto los Indios consiguen dos; y en pitcheo, la Costa utiliza seis brazos por cuatro de los Indios, cuyo punto más vulnerable es la pérdida de corredores circulando, “amputando” oportunidades. Agreguen que la única carrera empujada del Bóer es la de Jass Vargas, un emergente.

Britton a despertar

Con cifras tan equilibradas, la mayor preocupación del timonel costeño, Gilbert Smith, es el despertar de Dwight Britton, extrañamente de 8-0 después de haber sido el subcampeón de bateo con más de .400 puntos. No, Britton no puede seguir estacionado en punto muerto. Seguramente mostrará su utilidad como tercer bate.

Edgard Ramírez frente a un descansado Elvin Orozco, ganador de tres juegos por dos reveses como refuerzo en la segunda etapa, pero de aporte clave en la semifinal ante el hundimiento del as de espadas del Rivas, Carlos Pérez Estrella. Se considera que, como decía Tomás, el derecho Orozco le tiene tomadas las medidas al Bóer, y que su pitcheo puede resultar más dañino que el de Ramírez.

Aún aguijoneado por la necesidad imperiosa de vencer para evitar amanecer a la orilla de la fosa, el manager Sánchez debe manejar con calma, sin confiscar la agresividad, pero apretando oportunamente los controles por la poca rapidez de sus hombres en la progresión. Un beisbol temeroso sería lo peor. Hay que tomar riesgos, sobre todo estando atrás 0-2 y sin bateo en el clutch. Por su naturaleza, la Costa utiliza un beisbol más precipitado, y hoy confía en disponer como soporte del pitcheo de Orozco.

Sánchez podría calentar

¿Cambios en las alineaciones? No hay mucha tela que cortar, sobre todo por la reglamentación, pero ojo con Stanley Loáisiga, reclama titularidad ya sea como jardinero o como bateador designado, con sus tres hits en cuatro turnos del domingo. Aunque todavía hay algo de vida para el Bóer perdiendo hoy, no mucha, en materia de pitcheo, Sánchez deberá usar a todos los brazos permisibles en busca de la victoria salvadora. Es más, el propio manager podría salir a calentar.

Darrel Campbell con cuatro imparables en seis turnos, ha continuado echando humo en el cajón de bateo, jefeando a la Costa, en tanto Rommel Mendoza, corriendo, fildeando y atacando, se ha hecho sentir en las dos victorias. En el Bóer el porcentaje del lead-off Jordan Pavón, de 6-1 para .167 puntos, no es llamativo, pero ha estado cuatro veces en las bases. Eso sí, lamentablemente, los bateadores dos y tres del Bóer, solo consiguen dos hits, uno de ellos para avanzar compañero.

Orozco frente a Ramírez esta noche en las ruinas del viejo Estadio que ha sido testigo de tantas noches gloriosas para los Indios. Mientras Orozco trata de empujar a la tribu hacia la fosa, Ramírez intentará evitar el pánico. ¿No creen que vale la pena ir al Estadio?Hendigent, suntiam, cus, nations enducienis event.

Si coris eius. Obisti dus et lab in natione sed quodipic tem rem haris ditia dolest vid est rem il eum vellupt assere et qui

 

dplay@ibw.com.ni