•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Costa Caribe dejó herido de muerte al Bóer. Lo derrotó 3x1 en el cuarto juego de la Serie Final del “Pomares” aprovechando un par de errores en el décimo episodio, que terminaron con un empate y un duelazo de pitcheo, y ahora, de conseguir un triunfo en el estadio “Dennis Martínez”, los caribeños lograrían su primer título desde 1989 cuando derrotaron aquella vez al Chinandega.

El ritmo caribeño, el baile contagioso se apoderó una vez más del Estadio Nacional, inspirados además por una enorme labor monticular de Oscar Chow, quien lanzó nueve innings de cinco hits y una carrera, pero lo mejor es que en los últimos cinco episodios, solo admitió un imparable.

No menos imponente estuvo Danilo Álvarez en la loma por el Bóer. En ocho entradas también solo permitió una carrera, aunque sucia, por error combinado con un doblete de Dazzy Sharp en el cuarto episodio.

Chow, se mostró muy feliz por su victoria, la primera de la final, y aseguró que “no importaba el marcador. Quería derrotar al Bóer, sabía que podía hacerlo, y más porque necesitábamos ganar y que no nos empataran la serie”.

El zurdo permitió la única carrera del juego en el tercero, después de dos outs, pues Fausto Suárez disparó triple y le siguió con sencillo Jordan Pavón, para poner en ese instante al Bóer adelante 1x0. Pero eso no duró, porque los caribeños empataron en la alta del cuarto episodio.

La Costa Caribe había hecho algunos cambios en su line up, a propósito que Dwight Britton seguía sin hit en la final. Sin embargo, Britton bateó de 4-0 como quinto bate y menos mal que no dependió de él la victoria de su equipo.

“Sentí que podía batear mejor. En el entrenamiento previo al juego me concentré en buscar mis mejores lanzamientos, pero creo que me sigo desesperando en el home plate”, dijo Britton, tras sumar 17 turnos en la final sin conectar de hit, con siete ponches recibidos y solo una base permitida.

Con la serie 3-1 a favor de los caribeños, el Bóer anuncia para hoy a Róger Marín como abridor, con la misión de no fallar, mientras que la Costa enviará a lanzar Horace Rigby.