•  |
  •  |
  • END

¡Cómo cambian los planos, las imágenes, las situaciones y las perspectivas! Los Filis, que buscaban cómo acercarse a las puertas del paraíso después de dos victorias consecutivas arrancando la serie con los Dodgers, estaban desesperados en el octavo tratando de evitar que esa ventaja se borrara.

Perdían 5x3 pero no todo estaba consumado. Eso sí, Joe Torre confiaba en que su bullpen apretara tuercas y cerrara puertas, pero eso no ocurrió. Shane Victorino jonroneó contra Cory Wade equilibrando el marcador 5x5, y el emergente Matt Stairs se voló la cerca contra Jonathan Broxton, permitiéndole al usualmente implacable Brad Lidge garantizar el triunfo de Filadelfia 7x5, colocando a los Dodgers a la orilla de la fosa.

Stairs, de 40 años, bateador de 38 jonrones y 102 remolques con Oakland en 1999 durante su mejor temporada, había aterrizado en Filadelfia el 30 de agosto procedente de Toronto, con el propósito de proporcionar algo de ayuda. Eso fue lo que hizo anoche en Dodgers Stadium saliendo del banco.

Los abridores Derek Lowe y Joe Blanton se mostraron tan inseguros como un funcionario público nuestro, metido en clavos, ofreciendo una conferencia de prensa.

¡Qué operativo más rápido en el inicio del primer inning! Hits de Rollins y Werth, doble remolcador de Utley y un roletazo de Ryan Howard, produciendo su primera carrera de la serie, colocaron adelante a los Filis 2x0. Batazo de Victorino para doble play con hombres en primera y tercera apagó el fuego.

En el cierre, un doble de James Loney hacia las profundidades del right-center empujó a Furcal y llevó a Manny Ramírez a tercera, pero los Dodgers tuvieron que conformarse con sólo una carrera frente a Blanton, estrechando el marcador 2-1. Hit de Manny y roletazo de Rusell Martin adelantaron a los Dodgers 3x2 en el quinto, pero en el sexto, los Filis nivelaron 3x3 cuando Ryan Howard anotó por un wild pitch.

¡Qué difícil será el resto del juego con los dos equipos metidos en la olla de presión!, pensamos. Pronto el rancho estaba ardiendo en el cierre del sexto con el jonrón de Casey Blake contra Chad Durbin, agregando un error en tiro de Howard que facilitó la quinta carrera de los Dodgers, proporcionando ventaja de dos.

En el octavo, con la angustia apretando cuellos y quitando respiración, el jonrón de dos carreras de Shane Victorino estableció la paridad en la pizarra 5x5, haciendo regresar la expectación por el futuro del juego al punto de partida. De inmediato, con uno a bordo, enfrentando a Broxton, el bate rejuvenecido de Stairs, movilizado por un swing todavía temido, colocó la pelota en órbita para decidir la batalla 7x5.

Más de 55 mil sintieron que se hundían mientras Brad Lidge, con esa mortífera efectividad que lo ha caracterizado todo el año, sólo era golpeado por un doble de Manny Ramírez sacando los últimos cuatro outs, en otro rescate de verdad.