•  |
  •  |
  • END

Tras presentar una dura batalla, Fupade Coast, de Nicaragua, terminó doblando su rey ante los Houston Blaze en un electrizante duelo que concluyó 101-98 a favor del club norteamericano.

Con el triunfo, el team EU jugará hoy la final contra los Navegantes de Arecibo, de Puerto Rico, que a primera hora vencieron a la Policía de Honduras 102-81.

Desde su inicio, el juego entre los locales y los norteamericanos dejó entrever lo difícil que para ambos clubes sería conseguir el triunfo, y dispusieron de su mejor material, así como de supremos esfuerzos para poder salir con la diestra en alto y llegar a ser uno de los finalistas de este torneo “William Ramírez in Memoriam”.

Cada uno de los cuatro cuartos fue peleado, finalizando el primero a favor de los nicas 29 contra 27, en el segundo los Blaze se fueron arriba 48-43, pero los nuestros remontaron en el tercero 74-72, para caer finalmente 101-98, no sin antes llevarse el reconocimiento de los aficionados y del equipo contrario.

Por la Fupade, único equipo de Nicaragua que se metió en semifinal, el ataque, como siempre, estuvo a cargo de Carlos “El Pollo” González, que nuevamente volvió a brillar por su juego alegre, lo que desconcertó en más de una ocasión a sus rivales, al igual que de parte de Alvin Camacho y José “El Chavo” Pérez, pilares del team costeño.

En tanto, en juego previo al de Fupade y Blaze Houston, los Navegantes de Arecibo dieron cuenta de la Policía de Honduras 102-81, en el que los mejores encestadores por el club boricua fueron Aristides Figueroa, David Cortez, Sid Rodríguez y Cristhian Vega.

Para hoy miércoles, a partir de las cinco de la tarde, la cancha del gimnasio de la Universidad de Managua (U de M) abrirá sus puertas para iniciar a primera hora con el juego entre Fupade Coast, de Nicaragua, y el team Policía Nacional de Honduras, por el tercer lugar.

Posteriormente se disputarán el primer lugar de esta edición del “William Ramírez In Memoriam” los clubes Blaze Houston, de EU, y los Navegantes de Arecibo, de Puerto Rico, en una final que promete estar de alarido.