•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |

Tokio albergará los Juegos Olímpicos-2020, la segunda cita olímpica en la capital de Japón luego de la que organizó en 1964, en una votación del COI en Buenos Aires en la que el fantasma de la crisis de la central de Fukushima quedó atrás.

"Tokio", anunció el presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge, al dar a conocer el resultado de la votación en una puja con Estambul y tras la eliminación en primera ronda de Madrid, durante la 125 sesión del Comité Olímpico Internacional, COI, en un exclusivo hotel de Buenos Aires.

La delegación japonesa estalló de algarabía tras el anuncio de Rogge, mientras la desazón gobernaba los rostros de los representantes de Estambul.

Tokio, de 13 millones de habitantes, se propone organizar unos juegos "compactos" y reformar parte de las instalaciones que utilizó en los juegos de 1964, entre sus principales atributos.

De este modo, la capital japonesa pudo sortear el fantasma de la crisis de la central de Fukushima, el punto más controvertido en la presentación previa y en las numerosas exposiciones realizadas en Buenos Aires.

En la presentación este sábado ante el COI, el primer ministro, Shinzo Abe, garantizó que la crisis en 2011 de Fukushima "está bajo control".

"La situación está bajo control, no ha tenido nunca y tampoco tendrá nunca un impacto sobre Tokio", dijo Abe durante la exposición de la capital japonesa.

"El impacto del agua contaminada se ha bloqueado a 0,3 km2", precisó. Entre Tokio y Fukushima hay una distancia de 220 km.

Mucho más cómodo le resultó explicar a Abe que la capital japonesa "es la ciudad más segura del mundo y la número uno en transporte público", que sólo en trenes moviliza "con total puntualidad a 26 millones de personas".

Tsunekazu Takeda, presidente de la candidatura de Tokio-2020, dijo que la ciudad se propone organizar "juegos muy compactos" y sostuvo que "hay disponibles 4.500 millones de dólares" en un fondo aprobado y asignado para la construcción de sedes deportivas.

Los juegos estarán divididos en dos zonas de competición, una frente al mar y otra bautizada como "Patrimonio", que se utilizó en 1964 y que responde al criterio del "legado" que propugna el COI.

La capital japonesa propuso un total de 36 instalaciones, la mayoría en un radio de apenas 8 kilómetros, de las cuales 15 ya existen, 10 más serían temporales, 9 serían nuevas y 2 más ya están en proceso de construcción.

Para la Villa Olímpica, que se construirá sobre la isla de Harumi, propone un área de 44 hectáreas que, después de los Juegos, tendrá un uso residencial.

Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Alemán y uno de los seis candidatos a suceder a Jacques Rogge, dijo que la delegación japonesa convenció "con una excelente presentación de esta mañana".

Ng Ser Miang, otro postulante al cargo de Rogge, dijo a su vez que la puja fue "muy disputada desde el inicio hasta el final con las tres ciudades demostrando la excelencia y sofisticación cuando se trata de presentar propuestas de clase mundial".