•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Bartel López, ese pequeño “gigante” de 7.0 pies de altura y originario de Bluefields, anoche agitó sus brazos y provocó pánico en la duela del gimnasio de la UdeM. Él hizo lo que mejor sabe hacer, sacó su arsenal en el momento más necesario, cuando su equipo urgía de esa agresividad nata, de ese despliegue defensivo que permite su altura para convertirse en el corazón que catapultó a los Toros del Norte (Matagalpa) a la conquista del XVI Torneo de la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB) con pizarra de 57-52 frente a unos aguerridos Tigres.

Fue un séptimo partido digno de una batalla por el cetro, de esos que alteran el estado emocional de los aficionados y obligan a tomarse un “calmante” para poder disfrutar de un desenlace lleno de incertidumbre. Fue de esos juegos con tanto dramatismo que, con 10.6 segundos en el reloj para terminar, ninguno de los espectadores abandonaba su mejor ubicación en el gimnasio, para no perderse de lo que fue una de las mejores finales en la historia de la ACB.

El factor Bartel es incuestionable en los Toros del Norte que acaban de coronarse. Este jugador que cumplirá 24 años en octubre, dejó su clase, y su entrega lo llevó a ser designado el MVP (Jugador Más Valioso) de la Final.

Ahora que la misión fue cumplida, el costeño alista maletas para enfrentar otro reto en su carrera deportiva, y es su traslado al baloncesto de Zaragoza, España, donde se probará en el equipo de esa ciudad para ver si participa en la Liga ACB, si no, se incorporará al quinteto Quintanar de Segunda División.

Así pasó

Los Toros entraron al séptimo partido con la navaja en el cuello, golpeados anímicamente por la frustración en los dos últimos juegos de la final del torneo de baloncesto ACB, pero anoche cambiaron el libreto y saltaron a la cancha en busca del éxito sin importar la adversidad.

El gimnasio de la UdeM se llenó a reventar, alrededor de 1,000 aficionados lograron entrar para ver el último encuentro, pero otra gran cantidad tuvo que quedarse afuera porque las tickets se agotaron, y, además, ya no había condiciones para albergarlos.

El primer período resultó ser excitante, con despliegue ofensivos de ambos lados, pero los Toros del Norte se salieron con la suya para quedarse con la ventaja 15-13. Qué bien empezaba a lucir el estadounidense CJ Clark, quien al final del juego acumuló 21 puntos.

El segundo tiempo de diez minutos trajo consigo mucha emoción; gritos, pitoretas y jugadas llenas de mucha fricción se vieron en esta parte del encuentro, que tuvo un cambio en la pizarra con los 13 tantos de los Tigres y la pobre producción de los Toros. El global indicaba un punto a favor de a UdeM 26-25.

Los felinos con la doble marca y con una presión constante sobre Bartel, habían podido mantener hasta ese momento un poco controlada a la “fiera”, al menos en la ofensiva, no así en la defensa, donde su estatura y extensos brazos permitían poner el orden.

Los cambios en la estrategia llegaron para el tercer tiempo, los Tigres que habían estado de 13-2 en disparos de tres y de 21-10 en tiros de campo, buscaron más penetración con su armador el panameño Joel Muñoz.

Los Toros también hicieron sus variantes, al menos entregaron más balones en la pintura a Bartel para aprovechar su fortaleza para buscar el tablero y las faltas de sus adversarios.

Sí brindó resultado el planteamiento, los Toros recuperaron la ventaja, y al cerrar el tercer período estaban arriba 41-36. Fue determinante el factor defensivo que hizo el estadounidense de los norteños Roy Giles al canalero Muñoz, quien se apagó a la ofensiva con ocho puntos.

Para el final del juego y con la presión que logró Bartel, con menos de 2:30 en el reloj se fue al banquillo Guillermo Moreno, y después lo siguió Michael Abner, ambos por acumulación de faltas. Eso fue clave.

Pero lo mejor del jugador originario de Bluefields estaba por venir, con menos de 2:00 minutos y con la pizarra favorable 53-52, logró robar un balón que sirvió para agregar dos puntos, y con menos de 13.7 segundos fue a la zona de tiros libres, y en el segundo intento fallido el estadounidense Chibuzo Elonu ganó el rebote para marcar dos tantos.

Fue un triunfo merecido de los Toros del Norte, que provocó un desborde por el baloncesto en Matagalpa y en Managua. Esta, sin duda, ha sido una de las finales más impactante en la historia de la ACB.

Los mejores anotadores de los matagalpinos fueron: C. J. Clark 21, Bartel 13, Roy Giles 9. Por los Tigres Mike Battle 18, Serbio Abea 14 y Muñoz 8.