•   Buenos Aires  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

El alemán Thomas Bach fue elegido el martes como nuevo presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), en reemplazo del belga Jacques Rogge, y entre sus primeros retos figuran los retrasos en la construcción de sedes para los Juegos de 2016 en Río de Janeiro.

Reafirmando su condición de favorito, Bach ganó la votación en el cierre del 125to congreso del COI, en la capital argentina, tras superar en la ronda final al ucraniano Sergey Bubka, el puertorriqueño Richard Carrión, el suizo Denis Oswald y Ser Mian Ng, de Singapur.

Bach fue elegido en la segunda vuelta para un período de ocho años, lo que causó cierta sorpresa porque se esperaba que la decisión fuese más reñida.

El taiwanés C.K. Wu, máxima autoridad de la Asociación Internacional de Boxeo Amateur, fue eliminado en la primera etapa de la votación secreta y electrónica de casi un centenar de miembros de la entidad madre del deporte aficionado.

En la segunda ronda, el alemán alcanzó la mayoría necesaria por encima de sus adversarios: Bach triunfó con 49 sufragios; Carrión tuvo 29; Miang Ng, seis; Oswald cinco, uno más que Bubka, el más joven de todos con 49 años, cuatro veces participante olímpico en salto con garrocha y ganador de oro en los Juegos de Seúl 1988. Además fue seis veces campeón mundial y todavía poseedor de marca mundial.

“Muchas gracias”, fueron, en varios idiomas inclusive el castellano, las primeras palabras de Bach, de 59 años, medalla de oro en esgrima (florete) en Montreal 1976 y con vasta experiencia dentro del COI, del que es su vicepresidente desde 2006, año en el que también asumió como titular de la Confederación Deportiva Olímpica Alemana.

Bach destacó que su mandato estará teñido por la “humildad” y que dirigirá al COI “de acuerdo con mi lema, ‘la unidad y la diversidad’’’.

El alemán, según sus discursos públicos, apoya unos primeros Juegos Olímpicos en África, que jamás ha tenido una sede, y apuesta por más flexibilidad a la hora de determinar las disciplinas deportivas olímpicas.

Apenas electo, Bach empezó a trazar rasgos distintivos que podrían marcar su gestión, apuntando a la juventud, entre otras.

“No es suficiente que la juventud sepa mucho deporte mediante internet”, destacó Bach en reunión con la prensa tras su discurso. “Es nuestro objetivo de motivarlos a practicar más deporte”.

Durante su campaña, Bach definió como su prioridad lograr un aumento de la credibilidad del COI. La lucha contra el dopaje ha sido otro de sus temas permanentes y en su programa aboga por un incremento de las sanciones por el uso de sustancias prohibidas.

Rogge, de 71 años, dejó el cargo luego de 12 años como líder del olimpismo internacional, en un período de relativa estabilidad que abarcó tres Juegos Olímpicos de verano y otros tantos de invierno.

Además de la elección de Bach, el congreso del COI decidió que Tokio fuese sede de los Juegos de 2020 al ganarle la puja a Madrid y Estambul, y que la lucha conservase su status olímpico para ese año y el posterior certamen de 2024, en sufragios en los que relegó al squash y a la candidatura combinada del béisbol/sóftbol.