•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después de casi tres días de estar evaluando cuanto material llegó a sus manos, vídeos, informes y hasta noticias de los medios, la comisión disciplinaria de Fenifut decidió suspender la cancha del Diriangén por cuatro fechas y mandar sus partidos de home club fuera del departamento de Carazo, a jugarse a puertas cerradas para evitar otro hecho lamentable como el que se vio en Diriamba el domingo pasado.

La suspensión de la cancha parece poco para los hechos y lo reincidente que ha sido el club blanquinegro y su afición en este tipo de acciones. Pero da la impresión de que la comisión considera que el hecho de mover los partidos de casa a otro departamento y no recibir ningún ingreso en entradas, es un castigo más. Además de la suspensión, la directiva del Diriangén tendrá que pagar C$5,000.

En la otra parte de la decisión, la comisión sancionará a seis jugadores del Diriangén, entre ellos Víctor Parrales, Carlos Mendieta y Ulises Pavón, además de otros. Ellos cumplirán entre dos y cuatro fechas de castigo. Del Estelí se asegura que los suspendidos son Teófilo Santos, Allan Kardeck y otros más, incluyendo un miembro del cuerpo técnico, que en este caso no es el técnico Otoniel Olivas.

La Federación, según explica su secretario general, José María Bermúdez, espera que esto sirva de ejemplo para ambos clubes que han mantenido roces en la cancha y fuera de ella. Pero no descarta que se siente con los dirigentes norteños y diriambinos para buscar otras soluciones en este problema tan reiterativo.

“Sé que a veces se nos critica cuando aplicamos sanciones porque nadie queda satisfecho, pero nuestro propósito es terminar con los pelitos en las canchas. Necesitamos que haya rivalidad, pero deportiva y nada más. No queremos que luego estemos lamentando una tragedia”, agregó el dirigente.