•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hay un interés burbujeante que altera los nervios, acelera los sentidos y eriza la piel, mientras se aproxima velozmente el momento del sonido de la campana, y que un “bulldog” y una “avispa”, Saúl “Canelo” Álvarez y Floyd Mayweather, salten a las brasas, al centro del ring, para protagonizar lo que promocionalmente se llama un megacombate, que puede quebrar todos los récords de taquilla establecidos, incluido el de 2.4 millones de compras en pago por ver, logrado por Mayweather-De La Hoya.

Tan abierto a las especulaciones y secuestrado por lo intrigante, el boxeo es único en la búsqueda de la certeza. El mundo giró al revés cuando “Buster” Douglas noqueó al indestructible Mike Tyson; saltaron todas las bolas de vidrio hechas añicos, cuando León Spinks salió de las sombras para derrotar a Muhammad Alí; no lo podíamos creer cuando Winky Wright borró del cuadrilátero a Félix “Tito” Trinidad.

¿Qué es cierto?

¿Qué es cierto entre “Canelo” y Mayweather? La verdadera gran intriga alrededor de este combate. El punch del azteca es tan cierto como la leyenda de Pancho Villa, pero ¿podrá conectar con la solidez requerida a alguien tan escurridizo? La velocidad y capacidad de golpeo a ráfagas de Floyd no admite dudas. Uno se pregunta: ¿cómo podrá ser sujetada? Ese es un problema tan serio como el de Héctor frente a Aquiles en la Ilíada.

La pelea ofrece teóricamente un caso raro en el que “David” se ve más pequeño que el “Goliat” del ring en esta época afectada por una escasez casi alarmante de valores. El favorito claro en las apuestas es el que pesa menos y mide menos. ¿Resultará eso una certeza cuando el telón esté cayendo?

Una fiera al final del laberinto

Se asegura que “Canelo” dispone de suficiente furia para meterse al laberinto y matar a la fiera, pero ¿qué hay de la extraordinaria habilidad de Floyd para apagar el fuego de cualquier rival y reducirlo a cenizas?

El pegador siempre tiene el tiempo a su favor. Cierto, como la presencia de las Pirámides en Egipto. Esa es la gran posibilidad que esgrime “Canelo”, como cualquiera de los Mosqueteros mostrando el brillo amenazante de su espada. Hasta hoy, Floyd no ha sido golpeado con solidez, excepto en su única caída frente a Carlos Hernández, pelea que ganó sin discusión.

¿Olor a sorpresa?

¿Se siente el “olor” a sorpresa? No me parece, aunque obviamente es lo único no descartable como lo demuestran tantas historias conocidas. ¿Y el “olor” a nocáut? Por supuesto que siempre está presente. Un impacto del “Canelo”, no necesariamente tan demoledor como el de Márquez a Pacquiao, podría ser definitivo, y un abrumamiento por parte de Mayweather, producto de una arremetida espectacular, puede obligar a detener el combate.

Más allá del favoritismo de Floyd, quien registró 150.5 libras contra 152 del “Canelo”, ojalá, que lo único garantizado como cierto, sea una gran pelea.

 

dplay@ibw.com.ni