•   Las Vegas, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La hora de la verdad llegó para el estadounidense Floyd Mayweather Jr. y el mexicano Saúl ‘Canelo’ Álvarez, protagonistas de la pelea estelar de la velada denominada “The One” de este sábado en el MGM Grand Arena, de Las Vegas.

Mayweather Jr., de 36 años, en su línea de ser ‘diplomático’ mientras promociona la pelea, una vez que están cubiertos los objetivos económicos vuelve a creer que está por encima de todos, como lo hizo al menospreciar a Álvarez en la última rueda de prensa que ofreció.

“Que nadie se engañe, el rival que voy a tener el sábado es muy inferior a mí porque no hay nada que me pueda comparar con el puñado de boxeadores a los que Álvarez se ha enfrentado anteriormente”, recordó Mayweather Jr., que está invicto con marca de 44-0. “Soy un verdadero campeón y el mejor del mundo”.

Así queda registrado también en el libro de las apuestas de Las Vegas, donde se espera batir la marca de ingresos al superar los US$10 millones, que en su mayoría están invertidos a favor de Mayweather Jr., aunque Álvarez, en aquellos que esperan ganar con la sorpresa, también ha hecho posible la fiebre entre los pequeños apostadores.

Por esta misma razón, el ‘Money Maker’ Mayweather Jr. no solo reivindica que tiene “derecho” a ganar US$41 millones garantizados de bolsa, sino en el apartado deportivo, después de la pelea del sábado, seguir invicto.

“Soy el gran Floyd Mayweather, el mejor boxeador que ha enfrentado en su vida Álvarez, y ni varios de sus rivales combinados en el cuadrilátero son como yo”, reivindicó el campeón invicto que defiende el título mediano junior de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Pero el estadounidense, cinco veces campeón mundial, fue mucho más lejos y categórico en el desprecio deportivo hacia ‘Canelo’, de 23 años, cuando dijo con total claridad que el único motivo por el que aceptó la pelea fue por “razones económicas y empresariales”.

Los números están ahí. Después de los pobres resultados económicos que dejó su anterior pelea contra Robert Guerrero, la primera del paquete de seis que firmó con Showtime por US$250 millones, Mayweather Jr. no tenía más remedio que enfrentarse al filipino Manny Pacquiao o a ‘Canelo’ Álvarez.

La elección fue muy simple. Eligió, como ya es costumbre, al que le garantizaba un éxito económico, en este caso sin precedentes dentro del mundo del boxeo, y el de menor riesgo deportivo.

De ahí que luego él mismo se contradiga en sus declaraciones, cuando asegura que “estoy aquí porque los aficionados quieren verla”, aunque luego admite que Álvarez es un boxeador con talento, pero al que todavía le faltaba mucho para estar entre la élite.

Ese será el reto que tiene ante sí Álvarez, que solo con un triunfo ante Mayweather Jr. podrá recibir ese respeto y credibilidad que todavía no ha conseguido por parte del mundo del boxeo.

Álvarez, que recibirá una bolsa de US$10 millones, confía que esta vez le reconozcan sus méritos y no encuentren pretextos de su posible victoria ante el mejor peleador del mundo.

“Siempre estamos a prueba, siempre están diciendo que es mi graduación y que mi graduación… ¿Hasta cuándo? Esta es una pelea muy importante para mí, la más importante”, admitió Álvarez, que también está invicto (42-0-1) y defiende el título mediano junior del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

“Estoy invicto, entiendo que el boxeo es por niveles y he ido subiendo. Hoy tengo una gran experiencia, pero todos saben que no me gusta hablar mucho, lo mío es demostrarlo en el cuadrilátero y el sábado haré eso”, agregó “Canelo”.